Mundos literarios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1068 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mundo cotidiano : (Fragmento El niño de Junto al Cielo)
“Por alguna desconocida razón, Esteban había llegando al lugar exacto, precisamente al único lugar… pero ¿no seria mas bien, que “aquello” había venido hacia él? bajo la vista y volvió a mira. Si, ahí seguía el billete anaranjado junto a sus pies, junto a su vida.
¿Por qué, porque él?
Su madre se había encogido de hombros al pedirle él,autorización para conocer la cuidad,   pero después le advirtió que tuviera cuidado con los carros y con la gente.
Había descendido desde el cerro hasta la carretera y, a los pocos pasos, diviso “aquello” junto a la sendero   que corría paralelamente a la pista”.

Mundo onírico: (Fragmento Continuidad de los Parques)
“Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandono por negociosurgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanando en su sillón favorito de espaldas a la puertaque lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejo que su mano izquierda acariciara una y otra ves el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. 

Mundo mítico: (Fragmento Popol-Vuh)
“Esta es la relación de cómo todo estaba en suspenso todo en calma, en silencio, todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo.
Esta es la primera relación, el primerdiscurso. No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces, cangrejos, arboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: solo el cielo en toda su extensión. No había nada junto, que hiciera ruido en el cielo. No había nada que estuviera en pie, solo el agua en reposo, el mar apacible, solo y tranquilo. No había nada dotado de su existencia”....
Mundo Realista: El viejo tomó de lamano al pequeño y juntos se internaron en el negro túnel. Eran de los primeros en llegar y el movimiento de la mina no empezaba aún. De la galería, bastante alta para permitir al minero erguir su elevada talla, sólo se distinguía parte de la techumbre cruzada por gruesos maderos. Las paredes laterales permanecían invisibles en la oscuridad profunda que llenaba la vasta y lóbrega excavación. Acuarenta metros del pique se detuvieron ante una especie de gruta excavada en la roca. Del techo agrietado, de color de hollín, colgaba un candil de hoja de lata cuyo macilento resplandor daba a la estancia la apariencia de una cripta enlutada y llena de sombras. En el fondo, sentado delante de una mesa, un hombre pequeño, ya entrado en años, hacía anotaciones en un enorme registro. Su negro trajehacía resaltar la palidez del rostro surcado por profundas arrugas. Al ruido de pasos levantó la cabeza y fijó una mirada interrogadora en el viejo minero, quien avanzó con timidez, diciendo con voz llena de sumisión y de respeto: - Señor, aquí traigo al chico“ La compuerta número 12” Baldomero Lillo

Mundo legendario:“ Había una vez un hombre muy forzudo, pero muy jactancioso.Una vez pasó por ellugar donde se construía un templo de anchos muros y fuertes columnas, al verlo dijo lleno de soberbia:-Gran cosa esto. Soy capaz de echarlo al suelo de una patada.Y así lo hizo, festejando su atrevimiento con carcajadas.El juez mandó prenderlo y engrillarlo, y de este modo lo condujeron a la cárcel.El castigo de Dios fue más severo que el de los hombres. Por su vanidad y profanación, fue convertidoen chingolo.Por eso este pajarito conserva su bonete de presidiario, anda siempre nervioso y, como aún lleva puestos los grillos, sólo puede caminar a saltito”.
Mundo maravilloso: Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al...
tracking img