Nada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6112 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 13 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1983 | 2003: 20 años de democracia

El domingo 30 de octubre de 1983 se consumó la restauración democrática con la elección de Raúl Alfonsín como el primer presidente civil después de la más cruenta y sangrienta experiencia militar del siglo pasado. La Argentina sigue siendo ahora, dos décadas después, uno de los países latinoamericanos más apegados al sistema democrático, según la últimaencuesta de las Naciones Unidas en la región.

Si algo quedó claro en la volátil Navidad del año 2001, cuando un presidente se fue en la mitad de su mandato y la economía se derrumbó sobre las espaldas de los argentinos, es que ya no había sociedad, ni militares, ni situación internacional propicia para cambiar la democracia por una nueva aventura uniformada. Con argumentos infinitamente menores, enel pasado muchos presidentes civiles habían volado de la Casa Rosada y los tanques del Ejército se habían hecho cargo de los problemas nacionales.

Una primera pregunta que vale la pena hacerse es si la Constitución, el único contrato unánime de la sociedad argentina, fue respetada en estos años. La respuesta no puede ser afirmativa, sobre todo si se tiene en cuenta que la destrucción de laeconomía fue una consecuencia -y no una causa- de la devastación previa de todas las instituciones nacionales. Sin Poder Judicial creíble, sin Congreso respetado, sin moneda y, por último, sin institución presidencial, sólo un prodigio improbable hubiera salvado a la economía del contagio seguro.

Ningún presidente de la democracia se fue cuando debió irse. Alfonsín salió disparado por la ondaexpansiva de la hiperinflación seis meses antes de concluir su período. El presidente que lo sucedió, Carlos Menem, se quedó cuatro años más, tras forzar una reforma de la Constitución que calzaba perfectamente con su proyecto político de perpetuación. Fernando de la Rúa alcanzó apenas a cumplir el 50 por ciento de su mandato.

El único que se fue cuando quiso (y luego de obturar el regreso de Menem,su propuesta más ambiciosa) fue un presidente provisional, Eduardo Duhalde. Otra extrañeza de la política argentina: Duhalde fue también el único presidente que se fue mejor que como llegó, aunque llegó muy mal. Era, al mismo tiempo, el único al que una mayoría de la sociedad argentina le había dicho, en 1999, que no lo quería ver en la jefatura del Estado.

Tales contorsiones en el teatro dela política habían sido precedidas por otros métodos y por otros códigos, que fueron carcomiendo los cimientos de todas las instituciones. El trapicheo entre peronistas y radicales para reconstruir la justicia comenzó en los años 80 con negociaciones secretas entre Alfonsín y el senador peronista Vicente Leónidas Saadi, que se había reservado la estratégica presidencia de la comisión de Acuerdosdel Senado. Los jueces no fueron nombrados por sus méritos o por sus sabidurías sobre el Derecho, sino por sus afiliaciones o simpatías políticas.

Cuando accedió al poder, Menem cambió aquel regateo por un sistema más expeditivo: tumbó a la Corte Suprema de Alfonsín y amplió el número de sus miembros. Al mismo tiempo, ordenó sin más vueltas la designación de jueces amigos de sus amigos. Nació asílo que con el tiempo se llamaría la "justicia adicta", que perdió en el acto el crédito social.

El Parlamento se llenó, paralelamente, de hombres sin calidad política, intelectual y moral, en muchos casos. Hubo -y hay- excepciones, pero la corporación política se abroqueló en el Congreso a espaldas de la sociedad y de sus responsabilidades. Las listas sábana, el clientelismo político y lapreeminencia de las cerradas estructuras partidarias por encima de cualquier otro concepto político alejaron a ese crucial poder del Estado de la confianza de la sociedad y de sus propios compromisos básicos.

De la Rúa no pecó por haber inaugurado un sistema de sobornos a legisladores a cambio de la aprobación de leyes. Su pecado consistió en que lo hizo su gobierno, que prometió reincorporar una...
tracking img