Navegaciones maxneef

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2947 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DEL SABER AL COMPRENDER: NAVEGACIONES Y REGRESOS: Ponencia pronunciada en el primer encuentro Nacional por la vida. Bogotá agosto 26 y 27 de 2005.
Manfred A. Max-Neef. Universidad Austral de Chile. Premio Nóbel Alternativo de Economía.
Muchas gracias Darío y a todos ustedes por esta invitación que me ha causado una enorme satisfacción sobre todo porque ustedes van a ver que, curiosamente,teniendo nosotros una formación académica muy distinta, hay notables puntos de convergencia entre Darío y lo que yo quiero compartir con ustedes esta mañana.

Si estamos preocupados por el tema propuesto por Darío del Vitalismo Cósmico con toda su enorme riqueza de ideas, de pensamiento, es porque de alguna manera no estamos conformes con el mundo al cual hemos arribado y esto es un tema que a mí mea preocupa desde hace bastante tiempo en que me planteaba la pregunta: ¿era inevitable que llegaremos a este tipo de mundo o podríamos en este año 2005 estar en un mundo distinto? ¿Era esto inevitable? Y, por ultimo, ¿Qué fue lo que hizo que estemos como estemos y donde estemos? Eso es lo que quisiera compartir con ustedes.

¿POR QUÉ ESTAMOS DONDE ESTAMOS?

La vida es una interminablesecuencia de bifurcaciones. La decisión que tomo, implica todas las decisiones que no tomé. La ruta que escojo, es parte de todas las rutas que no escogí. Nuestra vida es, inevitablemente, una permanente opción entre una infinidad de posibilidades ontológicas. El hecho de que estuve en un lugar determinado, en un momento muy preciso, cuando una determinada situación aconteció o una determinada personaapareció, pudo haber tenido un efecto decisivo para el resto de mi vida. Unos minutos más temprano o más tarde, o algunos metros más allá o más acá en cualquiera dirección, podrían bien haber determinado una bifurcación distinta y, por lo tanto, una vida completamente distinta. Ya lo decía el gran filósofo español José Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia”.

Lo que vale para vidasindividuales, es válido también para comunidades y sociedades. Nuestra así llamada civilización occidental es el resultado de sus propias bifurcaciones. Somos lo que somos, pero podríamos haber sido distintos. Revisemos, pues, algunas de nuestras determinantes bifurcaciones.

En algún momento del Siglo XII, en Italia, un joven llamado Giovanni Bernardone, en verdad muy joven y muy rico, decidió cambiarradicalmente su vida. Como resultado de su transformación lo recordamos hoy con otro nombre: Francisco de Assis. Francisco, cuando se refería al mundo, hablaba del hermano Sol y de la hermana Luna, del hermano lobo y del fuego, del agua y de los pájaros y de los árboles, también como hermanos. El mundo que describía y sentía era un mundo en el que el amor no sólo era posible, sino tenía unsentido universal..

Algún tiempo después, también en Italia, escuchamos la resonadora voz del brillante y astuto Machiavello, advirtiéndonos que: “Es mucho más seguro ser temido que amado”. El también describe un mundo; pero no sólo lo describe, sino que lo crea.

El mundo que tenemos hoy no es el de Francisco. Es el mundo de Machiavello. Francisco fue la ruta no navegada. La navegación queescogimos fue la de Machiavello, e inspirados por él hemos construido nuestras concepciones sociales, políticas y económicas.

En 1487, otro joven muy joven, de sólo 23 años de edad, Francesco Pico de la Mirándola, se prepara para defender públicamente sus novecientas tesis sobre la concordia entre las diferentes religiones y filosofías. El se niega a enclaustrarse dentro de las limitaciones de unasola doctrina. Convencido de que las verdades son múltiples, y jamás una sola, aspira a una renovación espiritual que pueda reconciliar a la humanidad.

Algunos años más tarde, creyente fervoroso de la verdad absoluta y de las posibilidades de la certeza, Francis Bacon nos invita a torturar a la Naturaleza, para a través de esa tortura extraerle la verdad.

Dos mundos, una vez más. Uno...
tracking img