Neoliberalismo y socialismo del siglo xxi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6105 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. Liberalismo y Neoliberalismo
El liberalismo  pretende reducir al máximo la intervención estatal en materia económica y social, defendiendo el libre mercado capitalista como mejor garante del equilibrio institucional y el crecimiento económico de un país, salvo ante la presencia de los denominados fallos del mercado.
Suele considerarse, erróneamente, como una reaparición del liberalismodecimonónico. Sin embargo, al contrario de éste, no rechaza totalmente el intervencionismo estatal y además guarda una ambigüedad ideológica, respondiendo más a su base teórica-técnica neoclásica. Siendo una propuesta macroeconómica tiende a ser neutral con respecto a las libertades civiles.
Se usa con el fin de agrupar un conjunto de ideologías y teorías económicas que promueven el fortalecimiento dela economía nacional y su entrada en el proceso globalizador a través de incentivos empresariales que, según sus críticos, es susceptible de conducirse en beneficio de intereses políticos más que a la economía de mercado propiamente dicha.
Muchos economistas cuestionan el término neoliberalismo porque no corresponde a ninguna escuela bien definida, ni siquiera a un modo especial de describir ointerpretar las actividades económicas. Se trata de un término más bien político o ideológico, frecuentemente usado por los medios de comunicación y por algunos intelectuales.
El liberalismo fue la ola del futuro como lo fue hace un par de décadas decirlo del socialismo. De hecho, bajo formas benignas o malignas, el socialismo prevaleció en el mundo hasta bien entrados los años Setenta.Luego, vino la desilusión. ¿No podría ocurrir algo similar con el Neoliberalismo? Todo buen liberal tendría que preguntárselo.
La preocupación surge al recordar que en el siglo XIX hubo también una oleada de libertad. No existe latinoamericano que no pueda señalar alguna etapa, larga por lo general, cuando su país funcionó bajo el amparo de una constitución liberal, nuestro país, no es excepciónA América latina no le iba mal con el primer liberalismo que acogió en el siglo XIX. Pero un día lo abandonó. Lo aplicaba. Lo aprovechaba. Nunca creyó del todo en él. En una hora de prueba, cuando estalló la crisis económica de 1929, retrocedimos hacia la zona autoritaria de los golpes militares, hacia la zona regresiva del paternalismo económico.
El neoliberalismo, fue un fenómeno que eclosionó conposterioridad a la Segunda Guerra Mundial, teniendo como cuna fundamental a Inglaterra y los Estados Unidos. En esencia, consistió en la articulación de una respuesta teórica y política encaminada contra el estado paternalista y de bienestar general que se había entronizado en la mayoría de los países capitalistas en los años de posguerra.
El momento ideal para el impulso de los preceptos neoliberalesy su asunción por el mundo desarrollado capitalista, llegó con la irrupción de la gran crisis del modelo económico de posguerra, en 1973, cuando todos los países capitalistas avanzados cayeron en una larga y profunda recesión, combinando por primera vez bajas tasas de crecimiento con altas tasas de inflación, proceso que ha sido llamado “estanflación". Fue a partir de esa coyuntura que las ideasneoliberales comenzaron a ganar terreno.
Hayek y sus principales seguidores sacaron ventajas de la situación, achacando entonces las causas de la crisis al poder excesivo de los sindicatos y a la fuerza del movimiento obrero, quienes habían socavado, según sus criterios, las bases de la acumulación del capital privado, con sus presiones reivindicativas sobre los salarios y con sus exigenciasconstantes al estado en solicitud de aumentos de los gastos sociales. Para ellos, estos factores habían destruido los altos índices en la tasa de beneficio de las empresas y desencadenado una inflación desmedida, con la consiguiente crisis generalizada de las economías de mercado. La receta que recomendaban era diáfana, mantener un estado fuerte, pero solo en su capacidad para quebrar el nefasto...