Ochocientas ligas en la amazona por jules verne parte i. la balsa gigantesca.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (582 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
OCHOCIENTAS LIGAS EN LA AMAZONA
Por Jules Verne
PARTE I. LA BALSA GIGANTESCA.
Torres no oyó nada de todos estos sonidos, que forman, por así decirlo, la voz compleja de los bosques del nuevomundo. Descansando en el pie de un árbol magnífico, él incluso no admiró las ramas altas de ese " Pao ferro, " o madera de hierro, con su corteza sombría, duro como el metal que es substituido en el arma yel utensilio del indio salvaje. No. Perdido en pensamiento, el capitán de las maderas dio vuelta al papel curioso repetidas veces entre sus dedos. Con la cifra, cuyo él tenía el secreto, él asignó acada letra su valor verdadero. Él leyó, él verificó el sentido de esas líneas, incomprensible para todos pero no para él, y entonces él sonrió--y fue la más desagradable sonrisa.
Entonces él murmuróalgunas frases en una voz baja que ninguno en la soledad de los bosques peruanos podría oír, y que ninguno, pudiendo estado en cualquier otro lugar, habría oído.
“Sí, " dijo él, largamente, " aquíestán cientos de líneas escritas muy cuidadosamente, tal, es para alguien que conozco, tienen una importancia que es indudable. Que alguien es rico. Es una cuestión de la vida o de la muerte para él,y mirado de cualquier manera eso le costará cualquier cosa." Y, escudriñando el papel con los ojos codiciosos, " En un conto [1] solamente para cada palabra de esta última oración ascenderá a unaconsiderable suma, y es esta oración que fija el precio. Resume el documento entero. Da sus nombres verdaderos a los personajes verdaderos; pero antes de intentar entenderlo debo comenzar contando elnúmero de palabras que contiene, e incluso cuando se hace esto su significado verdadero puede ser fallido."
En decir este Torres comenzó a contar mentalmente.
“Hay cincuenta y ocho palabras, y esashacen cincuenta y ocho contos. ¡Con nada pero aquél podría vivir en el Brasil, en América, donde quiera que deseara, e incluso vivir sin hacer cualquier cosa! ¿Y cuáles serían, después, si todas las...
tracking img