Oda a la desesperación del conocimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2557 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
ODA A LA DESESPERACIÓN POR EL CONOCIMIENTO
"Actuar es fácil, pensar es difícil;
actuar según se piensa es aún más difícil".
Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832); poeta y dramaturgo alemán.

¡Oh! Duda que atormenta mi alma, y encausa mi conocimiento, llevando mí espíritu hasta los más ínfimos lugares, del desacierto y la desesperación por no entender y seguir las normas vigentes que meciegan a contemplar el universo de la misma manera que lo hacen las demás personas.
¡Oh! Sueños infinitos de mundos posibles que en laberintos de preguntas, solo mí mente trata de explicar y crear diferentes formas en tiempos y espacios determinados para comprender que todo lo imposible puede ser posible en el mágico mundo de Morfeo y en el arte de los mundos maravillosos.
¡Y!, me pregunto ahora¿es posible que el conocer o el saber cause dolor en la agonía de mí inopia y la ignoraría? O se ha más fácil ¿seguir caminando con desaciertos o aciertos por casualidad; pero, llevando internamente el temor de enfrentar a los de los demás?
¡Cuan, júbilo! Ahonda en mí corazón al no encontrar respuestas y sí nuevas preguntas a mis verdades o paradigmas según la cualidad del tiempo en el encuentrocon nuevos retos; que traen en sí, el poder del saber o la desazón de no tenerlo.
Que larga y profunda… transcurre la noche al contemplar el cielo en su mar infinito y verme frente a él, sin entender el ser del saber de ser, sí solo soy un minúsculo grano de proporciones nano-métricas, que no alcanzaría a dar energía para dar a otro el aliento, que le permita alcanzar al menos, laglorificación del su espíritu en el encuentro con su razón.
¡Qué odisea! de evolución del hombre, desde cada instante, cada idea, cualquier pensamiento, construcción herrada, herramienta rustica, maquina perfecta que él, ha vivido en la historia inconclusa… cuando tal ves pregunto ¿Qué es, esto?, ¿Cuál es mí destino? , ¿Que debo hacer?, ¿Que debo saber? o ¿Para que estoy hecho?...
Sí, ¡Oh! Primerherramienta, que nos dio el poder de ser superiores ante los otros; creando el dilema de enseñar, dirigir, no equivocarse o por el contrario que obedecieran, aprendieran, fueran creativos, criticaran y confabularan para hacer caer, perseguir, ridiculizar al que con el nuevo saber no pertenecía a lo que eran conformes o lo que no se quería, por crear el conflicto con lo que habían sidocreados; obedecer sin preguntas.
¡Que felicidad!, de tener un Dios, repitiendo unos hábitos de tradición sin importar el sufrimientos de aquellos que estaban expuestos a ser sacrificio para apaciguar la furia de unos dioses, que sin conocer los castigaba por lo que no habían hecho. Tal vez Prometeo como un mismo mesías, se merecía la ira de Zeus por ir en contra de las leyes de los dioses, al robarel fuego; para calentar todo el sufrimiento del pueblo sumiso que ansiaba calor y calmar las angustias de no conocer, de no ser la luz o abrir los ojos a los nuevos mundos que solo eran para aquellos que en el Olimpo disfrutaban del seno y de la gracia de él que con su trueno, cuidaba sus sueños.
¡Orgullo del Griego! Mundo occidental, principio o fin del conocimiento o tal ves pensar quecual teoría, tesis, premisas son solo recuentos de tradiciones religiosas de oriente, especulaciones de astros desde los caldeos, doctrinas y mitos tan zoroástricas o iniciaciones hieráticas del Egipto que fueron recogidas por lo griegos, sin reconocer cualquiera de sus créditos. Cabe la duda, como dice, Gladisch “la Filosofía eleática no es más que la renovación de la Filosofía del Indostán; ladoctrina de Anaxágoras tomada de los judíos; Heráclito reproduce el sistema zoroástrico; la teoría cosmológica de Empedocles su origen del Egipto y reproduce el sistema hierático, y, finalmente la doctrina pitagórica es una segunda edición corregida y aumentada de la doctrina filosófica y moral de los chinos”, creando confusos orígenes de verdades inciertas, con remordimiento.
¡Cavernas,...
tracking img