Oscuros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1037 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“La existencia del hombre Extraordinario”

Afirmo la existencia del hombre Ordinario y el Extraordinario. En el cual los ordinarios deben vivir en obediencia y sin derecho a transgredir la norma, en pleno apego a la ley. Mientras que los extraordinarios tienen derecho a cometer todo tipo de crímenes y violar cualquier ley, precisamente porque son “hombres extraordinarios”.Todo esto en base a la teoría del Superhombre de Friedrich Wilhelm Nietzsche, en el cual expone la libertad del espíritu del superhombre, el mismo que se desprende de la sujeción moral y religiosa, afirma que no existe ley a la cual él esté sujeto, y cree necesaria la transmutación de los valores, la realidad inexistente de la metafísica, aceptar la diversidad de la vida.

Manifiesto que el hombreextraordinario tiene el derecho, no oficialmente, sino por sí mismo, de autorizar a su conciencia a franquear… ciertos obstáculos, y sólo en el caso que se lo exija la realización de su idea, de la que puede depender a veces la salvación del género humano.
“En mi opinión si los conocimientos de Galileo Galilei, Nicolás Copérnico, Kepler y Newton, a consecuencia de no sé que circunstancias, nohubieran podido ser efectuados de otro modo que sacrificando la vida de un hombre, de diez, o de cien hombres o aún más que hubiesen impedido realizarlos o que hubiesen erguido frente a ellos como un obstáculo, Newton habría tenido el derecho, y aun el deber…, de eliminar a esos diez o cien individuos, para poder revelar sus descubrimientos a la humanidad. No debe deducirse por ello que Newtonhabría tenido el derecho de asesinar a quien le pareciera, o de robar todo lo que le viniese en gana. Tomando en cuenta lo anterior, podemos notar que, todos, digamos los fundadores de las legislaciones que existen en la humanidad, los más antiguos: Licurgo, Solón, Mahoma, Napoleón, etc., todos sin excepción de alguno fueron asesinos, aunque sólo fuese porque al proclamar una ley nueva tuvieronque abolir la antigua, considerada como sagrada por la sociedad y heredada por los antepasados. Para llegar a sus fines no retrocedieron ante la necesidad de derramar sangre cuando ello contribuía a facilitar su tarea. Es de notar, asimismo, que la mayoría de esos bienhechores y reformadores de la humanidad fueron asesinos particularmente sanguinarios. En una palabra, llego a la conclusión de quetodos, no digo los grandes, sino los que estuvieron, aunque fuera un poco, sobre la medianía, es decir, que aportaron algo nuevo, todos se vieron en la obligación de ser asesinos por su naturaleza, en mayor o menor cantidad, según los casos. Hubiera sido difícil para ellos salir de la mediocridad obrando de diferente manera, y siempre por su naturaleza, no podían consentir en permanecer siempreen ella; hasta afirmo que su deber era no consentirlo.

De esta manera, se ve claramente la división de los hombres en ordinarios y extraordinarios. Creo de cierta manera en mi idea fundamental, consiente que los hombres se dividen en dos categorías: una inferior, la de los hombres ordinario, que existen únicamente como materiales que sirven para la procreación de seres semejantes a ellos; yla otra, la de los individuos que han recibido el talento, la gracia, el don de pronunciar en su medio una palabra nueva, un hecho modificador. Existen, ya sin decirlo, infinidad de subdivisiones, pero los rasgos característicos de estas dos categorías están bastante bien determinados; la primera, la de los materiales, los medios de producción, el de los conservadores natos, la de las gentesdisciplinadas, obedientes y que se complacen en vivir en la obediencia. Opino que tienen que obedecer, pues ésa es su función, su destino, y para ellos eso nada tiene de humillante. Los de la segunda categoría violan las leyes, son destructores, o tienen proporción a serlo, conforme a sus facultades. Los delitos de estos hombres son, en verdad, relativos y de gravedad variable; la mayoría de...
tracking img