Paideia griega nobleza y areté

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Gpo. 11 Filos.
Paideia Griega
Cap. 1. NOBLEZA Y ARETÉ

“Entre los griegos no hay concepto alguno parecido a nuestra conciencia personal”.
Con esta frase de este capítulo hemos de comenzar para poder entender algo de este libro, preámbulo indispensable de esta magna obra.
Posiblemente esa frase destacada debería figurar cada vez que alguien intente leer o informarse de la Grecia antigua.Con esa frase podríamos concluir y cerrar el libro. Porque con esa frase sabemos que poco o nada vamos a entender.
Habría que dar un salto en nuestra propia mente, hacia posiciones superiores, para muchos difícil, para otros imposible, y situarnos en un lugar que nos permita no ya hablar del tema, sino entender algo de lo que sucedió allá, y que ha condicionado para siempre nuestro mundooccidental.

“El hombre ordinario no tiene areté”.
Otra frase clave para ir situándonos en el centro de la cuestión. La areté es un signo de distinción, si no el mismo signo de distinción por excelencia, entre los iguales. Es pues la distinción de la propia aristocracia, expresión procedente de la misma areté, que a su vez incluye la misma raíz Ar, de Ario, el nacido dos veces, según la tradiciónhindú.
Así pues, la areté era el sistema de virtud y honor de esa clase étnica, procedente de un mismo lugar, establecida en Grecia, y que fueron transmitiéndose entre ella misma de generación en generación. “Ideal definido de hombre superior, al cual aspira la selección”.
Pero para que esa pureza no decaiga, como evidentemente acabó sucediendo al cabo de los tiempos, era necesaria la paideia, osistema de educación tradicional de los griegos, y un fuerte fundamento en su contenido: Todo estaba basado en la vivencia de la areté. De esta manera volvemos a insistir en la gran dificultad para que cualquier persona del mundo actual pueda llegar a entender algún día algo sobre la Grecia antigua. Pero ya puestos, prosigamos.

“Los hombres aspiran al honor para asegurar su areté”.
Lo queindica que la nobleza heredada no era suficientes sino que constantemente se debía mantener, en una actitud continua, buscando siempre la lucha y la victoria, no siempre como un vencimiento físico hacia el adversario, sino por el mantenimiento de un talante, una forma de estar en este mundo. La relajación de este procedimiento en el transcurso del tiempo causaría el olvido y la pérdida de la esenciaque nos llevaría a las épocas de ignorancia, cada vez más acentuada, de los siglos posteriores.

“La sed de honor era en ellos simplemente insaciable, sin que ello fuera una peculiaridad moral característica de los individuos… Es natural y se da por supuesto que los más grandes héroes demandan cada vez un honor más alto”.
Seguimos en esa línea de no poder entender con la mente actual cómo sepuede demandar cada vez un honor mayor sin que exista la personalidad tal y como se entiende hoy.

“Los dioses de Homero son una sociedad inmortal de nobles”.
Podría ser éste el fundamento de un razonamiento que nos permitiese empezar a captar cómo la forma de vivir de los griegos estaba totalmente ligada a los dioses, y cuyo límite entre lo divino y lo humano resulta difícil de separar,incluso desde el punto de vista histórico. Sabemos que Aquiles era hijo de una diosa, y si lo sabemos nosotros, porque así nos ha llegado (aunque con la mente actual todo el mundo cree saber que eso es imposible), imaginémonos qué supondría eso para los griegos de la época. Era pues muy difícil saber dónde acababa el límite divino y comenzaba el humano, y además, en esa interrelación surgía elconcepto del héroe, mitad hombre mitad dios.

“El reconocimiento de la soberbia como una virtud ética resulta extraño a primera vista para un hombre de nuestro tiempo… La soberbia resulta ser la sublimación de la areté, pero también resulta ser lo más difícil para el hombre”.
Entonces habría que decir que consideramos soberbia a una actitud de un hombre, y si esa soberbia que conocemos hoy es...
tracking img