Para una filosofía de la ciudad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6645 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para una filosofía de la ciudad
José Ignacio López Soria
(Urbes. Revista de ciudad, urbanismo y paisaje. Lima, vol I, n° 1, abril)
Introducción
Cuando comencé a acercarme filosóficamente a la ciudad, advertí que entre filosofía y ciudad hay más cercanía de la que yo imaginaba inicialmente, pero descubrí también que entre ellas hay un divorcio secular. En el texto que sigue ofrezco misprimeras exploraciones sobre la relación filosofía/ciudad, reflexionando, en primer lugar, sobre la cercanía estructural entre ellas, presentando después algunos rasgos del divorcio entre ambas, y proponiendo, finalmente, algunos puntos para una “filosofía de la ciudad” tanto desde la perspectiva del discurso moderno como de las posibilidades que abren las reflexiones postmodernas.
Mis apuntamientos seinspiran en Penser la ville. Choix de textes philosophiques. (Bruxelles, ARAU, 1989), una antología de textos filosóficos sobre la ciudad, preparada por Pierre Ansay y René Schoonbrodt. Recojo, además, aportes de no pocos estudiosos de la modernidad y la contemporaneidad, aunque sus reflexiones no estén centradas en la temática urbana. Me refiero, por nombrar a algunos, a Raúl Fornet-Betancourt,Michel Foucault, Hans-Georg Gadamer, Anthony Giddens, Miguel Giusti, Jürgen Habermas, María Heise, Heinrich Helberg, Ágnes Heller, Will Kymlicka, Jean-Francois Lyotard, John Rawls, Richard Rorty, Charles Taylor, Alain Touraine, Fidel Tubino, Gianni Vattimo, Michael Walzer y Max Weber. Se trata, en realidad, de autores con los que me encuentro en mis indagaciones actuales.
Filosofía y cuidad: unaire de familia
Sostengo, en primer lugar, que entre filosofía y ciudad hay un aire de familia Las dos mantienen una relación no prescriptiva sino electiva y crítica con respecto a sus propios orígenes y tradiciones. Ambas se reconocen portadoras de un pasado que les da densidad histórica pero que no las ata, un pasado con el que dialogan críticamente y al que revitalizan transformándolo. Ningunade ellas reconoce un fundamento que la inmovilice. Las dos desconfían de sus comienzos, pero no reniegan de ellos, es más los conservan y hasta los restauran, pero no para utilizarlos como fuente de legitimación de sus propuestas sino para rememorarlos y dar espesor histórico a sus proyecciones en y desde el presente.
Ambas tienen la necesidad de volver a empezar, de hacerse deshaciéndose, debuscar la convivencia, generalmente conflictiva, entre iniciativa y destrucción, entre edificación y crítica, entre organización y desorganización de las maneras de pensar y de vivir. Por eso, la filosofía no está en la ciudad, sino que es más bien ciudad pensándose a sí misma, y la ciudad es, como ha señalado Lyotard, agitación del pensamiento que busca su habitat. No es raro, por tanto, que laciudad no sea objeto de la filosofía sino que sea más bien escenario de todas las filosofías modernas, así como la filosofía moderna es el acicate que necesita la ciudad para humanizarse.
Las dos se plantean el crecimiento no desde el centro de sí mismas sino desde los márgenes, desde lo no habitado o lo no dicho, y hasta se atreven a vérselas con lo aparentemente inhabitable o lo no pensable. Ponenincluso sus mejores energías en hacer habitable lo inhabitable o pensable lo no pensable, aunque para ello tengan que explorar nuevas formas de habitar o de pensar. Y naturalmente las dos sufren los embates de quienes, desde la instalación en lo acostumbrado y lo consabido, sienten peligrar sus solideces y seguridades.
Los arrabales modernos, las nuevas zonas residenciales, son para la ciudad loque los territorios inexplorados del pensamiento son para la filosofía. Las ciudades modernas crecen urbanizando –que es una forma de racionalizar- campos, arenales y colinas; la filosofía moderna se desarrolla racionalizando -que es una forma de urbanizar- dimensiones inexploradas de la existencia humana. Unas y otra se proponen extender sus dominios a través de una dolorosa operación de dación...
tracking img