Pedagogia y didactica proy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (615 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Verdades y mentiras de la Emergencia Social: 40 Y 20
Por: Luis Carvajal Basto
En un año electoral vale la pena  observar los hechos, más que los discursos. Todos queremos un mejor servicio desalud, pero es difícil conseguirlo solo con comentarios parcializados e injustos. Sigue haciendo falta el debate televisado.
Existe una fórmula “mágica” para solucionar los problemas de los ciudadanos:Qué el Estado les “regale” o  reemplace. Pero eso en el mundo real es mentira y parece más testimonio de magos y malos políticos. Populismo. En el fondo, es aprovecharse de su desconocimiento eignorancia. Ese tipo de argumentos se cae con una pregunta sencilla: ¿Y el Estado, en la Colombia de hoy, de donde obtiene recursos para ofrecer  mejor salud, para todos y gratis?
Si el sistema se quiebra,solo tendrían acceso los que puedan pagar. ¿Y, los millones que hoy están subsidiados? No se recuerda, por ejemplo, que este asunto está ligado al de empleo y que se trata de buscar un equilibrio en elservicio que reciben quienes pagan y quienes no pueden hacerlo.
¿Será que mientras averiguamos, y algún candidato trae al mago, paralizamos el sistema de salud o dejamos que colapse? O, más bien,hacemos más eficientes los recursos disponibles, los adicionamos, como lo hace la reforma al inyectarle 1.2 billones de pesos más, mientras en la calle, sin fundamento, se comenta que “recortaron losrecursos de la salud”, lo cual es mentira. Otra cosa es que se transfieran directamente a los interesados, sin pasar por las entidades territoriales.
Los protocolos por los que se cuestionan losdecretos,  se venían practicando por parte de las entidades y  ahora fueron reglados, para proteger el interés de todos. ¿Acaso no es eso lo que esperamos los ciudadanos por parte del Estado, su máselemental función en la defensa del interés general?
Impacta tremendamente en un país pobre, en el que la palabra “contrato” está tan desprestigiada, con razón,      escuchar que “se gastaron 125.000...
tracking img