Pedagogia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8982 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS GRANDES HOMBRES HABLAN SOBRE IDEAS,LOS HOMBRES PROMEDIO HABLAN SOBRE COSAS Y LOS PEQUEÑOS HABLAN SOBRE OTROS HOMBRES--

EL MITO DE LA «PLANIFICACIÓN SOCIALISTA» EN RUSIA
If linked: [English] [French] [German] [Italian]

Content:
El mito de la «planificación socialista» en Rusia
¿Que socialismo?
El plan socialista
Cuadro n° 1 - Datos principales del X° plan quinquenal
¿Queplanificación?
Cuadro n° 2 - Objetivos principales del X° plan
Cuadro n° 3 - Evolución de los planes VIII° IX° y X°
Cuadro n° 4 - Producción realizada con relación a los objetivos del plan
Cuadro n° 5 - Resultados del VIII° plan
Cuadro n° 6 - Previsiones de Kruschev y realizaciones
Parcelación de la producción y anarquía capitalista
Cuadro n° 7 - Estructura de las empresas industriales rusas segúnel numero de obreros
La «reestructuración» de la industria rusa
Cuadro n° 8 - Tasa de incremento de la industria rusa
Cuadro n 9 - Numero total de obreros y productividad en la industria
Notes
Source

Al margen del Xº plan quinquenal:
El mito de la «planificación socialista» en Rusia
[top] [content] [next]
Si hoy es fácil constatar que treinta años de «prosperidad» y de acumulacióndesenfrenada no llevaron al capitalismo occidental mas que a la reanudación del ciclo infernal de las crisis, en cambio las vicisitudes del capitalismo en su versión oriental y rusa están aún encubiertas por el mito de la ausencia de crisis en el Este, de la «planificación socialista» y del desarrollo garantizado.
El triste espectáculo del fracaso agrícola ruso - un fracaso que no es debido ni al«comunismo», como lo quieren hacer creer los burgueses occidentales, ni a las «condiciones climáticas», como lo pretenden sus colegas rusos, sino al atraso capitalista de la agricultura koljociana - muestra bien que la economía soviética no es perdonada por la crisis; y es justamente gracias al capitalismo estadounidense, cuya agricultura mostraba una prosperidad insolente en el mismo momento en que suindustria era golpeada frontalmente, que Rusia podrá alimentarse, cuando según ella se estaría supuestamente en plena sociedad socialista... ¡«edificando las bases materiales del comunismo»! Pero un mito permanece vivaz: el de la «planificación socialista» en la industria, el de las fuertes tasas de incremento que ésta permitiría realizar, el de la ecuación de base de la propaganda del stalinismoy sus herederos: socialismo = planificación y crecimiento furibundo. Todavía hoy día, la mayor parte de aquellos que reconocen la mentira de la paz social y de la «prosperidad» occidental lo hacen no sin recaer en otra trampa burguesa, reivindicando, no la finalización de esta época bestial de acumulación furiosa, sino ¡su «planificación» con miras a lograr ritmos de acumulación... aún máselevados!
Es por ello que, antes de presentar la realidad de la supuesta «planificación» de la industria rusa, es indispensable recordar una verdad marxista elemental que ha sido enterrada bajo los escombros de la contrarrevolución staliniana: ¡el socialismo no se caracteriza por tasas de incremento desenfrenadas; no se mide con el patrón de los resultados de la economía capitalista; el socialismo no esun ultra-capitalismo!
¿Que socialismo?
[prev.] [content] [next]
A una economía verdaderamente socialista le importaría un bledo la producción por la producción misma, la «superación» de los planes o la competencia - aunque fuese económica - con el rival (¿qué rival?). En lugar de correr tras estos objetivos que corresponden a una época históricamente superada, el modo de producción socialistaprocurar! no solamente producir para las necesidades de la especie, sino permitir su completo desarrollo, aliviarle el esfuerzo productivo, y eliminar todas las taras heredadas del capitalismo, en particular la división del trabajo, que aprisionaron el trabajo humano en el presidio productivo del sistema asalariado al servicio de la sociedad de clase. Es decir, el socialismo no se «construye»...
tracking img