Pensar la ficción a partir de “los vecinos mueren en las novelas”, de sergio aguirre una afirmación, una pregunta, una duda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3260 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pensar la ficción a partir de “Los vecinos mueren en las novelas”, de Sergio Aguirre
Una afirmación, una pregunta, una duda

El libro de Sergio Aguirre comienza con una afirmación contundente: “Los vecinos mueren en las novelas”. Uno, como lector, podría preguntarse: ¿en cuáles? Por ahora no sabemos si en ésta alguien morirá; pero de ser así, seguramente, será un vecino.
John Bland, elprotagonista de esta historia, es escritor y piensa que “ya nadie se interesa en los misterios” (Aguirre 2000: p.13)•. Eso cree y eso le dice a su vecina, la señora Emma Greenwold, la tarde en que, habiéndose quedado solo a causa de que su mujer había tenido que viajar de imprevisto a Londres, decide hacerle una visita. Pero a Emma sí le interesan estas historias, y se interesa también en el oficio desu vecino.
Durante la conversación, la señora le propone contarle el relato de una experiencia que dice haber vivido cuando era joven, una vez que hizo un viaje en tren: le cuenta el encuentro que tiene en ese tren con una muchacha, quien dice haber sido testigo de un crimen; cree haber sido vista por el asesino y piensa que él está en ese tren, la ha visto y la está persiguiendo. Emma le cuenta aJohn que se enternece por esta joven que está muy asustada y decide ayudarla, tranquilizándola y buscando al supuesto asesino durante la noche en varios compartimentos. Pero finalmente, a la mañana, cuando el tren se detiene en una ciudad, Emma huye corriendo y se pierde entre la multitud. Esta es la primera historia que uno de los personajes de la novela de Aguirre cuenta (y no será la última).La señora Greenwold termina su relato y le pregunta a John: “¿le interesaría escribir esta historia?” (p.48). John está realmente admirado pero no lo expresa; en cambio se incomoda, se siente abrumado. Cree haber caído en una trampa, ¿pero por qué?
En este punto del relato, me parece que se produce el primer desplazamiento narrativo: el autor textual de la novela pone en juego, en la tramamisma, la cuestión de la verosimilitud, la idea de la “verdad” (literaria), el tema del “pacto ficcional”.

“(…) el pacto ficcional supone que el lector suspende sus juicios de verdad frente a los hechos que se le narran; es decir, no es válido preguntarse si es cierto, si pasó o no pasó lo que se cuenta. En cambio, es posible interrogarse sobre la verosimilitud de lo narrado, y la idea de¨verosimilitud¨ remite al género, a lo admitido por las convenciones del género” (Alvarado, Yeannoteguy 1999: p.52).

¿Qué le ocurre a John frente a este relato?: No lo cree: “Desde el principio algo le había olido mal (…). Mientras lo escuchaba no había podido comprender por qué esa muchacha no saltó del tren apenas vio al sujeto en la estación. Tampoco había una verdadera razón para no acudir al guarda,aunque fuesen solo sospechas; cualquier cosa era mejor que morir. Y más increíble aún era que la hubiese abandonado. (…). No, aquella historia no podía ser cierta, tenía que ser un invento. Pero un invento maravilloso” (p.49). -¿Y qué importa?- podría uno decirle a John- ¿no conoces acaso las reglas de la ficción?, ¿por qué inquirir con “la verdad” de la historia?-.
Si analizamos la palabra“ficción” –a la manera en que lo hace Wolfgang Iser- sabemos que tiene un doble sentido: por un lado, ficción como literatura y los estudios relativos a ella; por otro, ficción como engaño o mentira. Iser afirma que la fórmula básica de la ficcionalidad se manifiesta como la capacidad de provocar la simultaneidad de lo que es recíprocamente excluyente. Esto también sería aplicable a la mentira, pero adiferencia de ella, las obras literarias “descubren” su ficcionalidad: dicen, de algún modo, que son ficción (y esto la mentira no podría hacerlo a menos de revelar su condición de mentira). Es por esto que las ficciones literarias poseen una serie de convenciones que le hacen saber al receptor (lector) que lo que escucha (lee) no es discurso verdadero sino discurso representado.
Considero...
tracking img