Petroleo colombiano ganancia gringa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1945 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sigifredo López, otra vez libre
La libertad de Sigifredo López ha creado en el país opiniones divididas sobre el funcionamiento de la Justicia. Para la mayoría el descalabro cometido contra el ex diputado secuestrado es de una dimensión que en otro país hubiera podido producir la renuncia del fiscal. Para unos pocos, entre ellos el fiscal general, se trata de un caso en que el aparato judicialha operado con firmeza y garantías: se registraron los elementos acusatorios, se efectuó una detención preventiva dada la gravedad de los mismos, se cotejaron las pruebas no solo en el país sino en el exterior, se verificó la credibilidad de los testimonios y al desmoronarse lo anterior se dejó en libertad al acusado.
Aunque puede ser verdad lo segundo, lo que es indudable es que el daño hecho ala credibilidad de la Justicia fue grande. Una acusación de semejante envergadura y tan en contravía de la lógica no se podía tratar en forma tan precipitada con base en una nariz y en una voz. Así mismo una vez que el FBI dictaminó que ninguno de esos elementos podía constituir una prueba, se podía continuar el proceso sin mantenerlo detenido. Y como si fuera poco, la aparición de testimoniosacusatorios que no existían antes del cotejo del FBI dio la impresión de que la Fiscalía estaba forzando el caso.
El fiscal general, Eduardo Montealegre, no está de acuerdo con esta interpretación. Como dijo a SEMANA, la puesta en libertad de Sigifredo “implica un fortalecimiento de la Fiscalía en términos de su credibilidad. Con la decisión se mostró la seriedad de la institución”. Al igual que losostuvo en las varias entrevistas que concedió a raíz del debate que se armó por la revocatoria de la medida de aseguramiento contra Sigifredo López, Montealegre fue categórico cuando SEMANA le preguntó sobre el costo político de la caída del que era uno de los procesos más visibles y controvertidos de su incipiente administración. “No podemos hablar de ningún costo político. Ese es el riesgo detoda investigación: la esencia del proceso penal es la controversia de hipótesis”. A su juicio, fue la actividad de la propia Fiscalía la que condujo al desmoronamiento del material probatorio. “Esa es la entereza de la Fiscalía: cuando unos elementos se desmoronan, entrar a reconocer la inocencia”. 
Otros, por el contrario, creen que lo sucedido afecta seriamente la imagen de la institución y dela Justicia y alegan que hubo no solo apresuramiento al procesar a Sigifredo, sino demora en determinar dejarlo libre. El senador liberal Luis Fernando Velasco, él mismo víctima de testigos falsos, ha dicho que la Fiscalía no puede pasar de agache con el tema. Muy criticada ha sido la actuación del fiscal 38 de Cali, quien estuvo hasta hace poco al frente del caso. Sigifredo y otros han inclusohablado de mala fe de su parte, señalando que habría inducido al error al fiscal general. Se ha dicho, también, que el proceso por el secuestro de los diputados del Valle, posteriormente asesinados, lleva demasiado tiempo, más de diez años, como para que súbitamente aparezcan semejantes cargos contra el único de ellos que sobrevivió a ese calvario.
Sin embargo, más allá de esta polémica, hay queinferir que el fiscal actuó de buena fe. Acusar a una persona de auto secuestrarse siete años en la selva, no ver crecer a sus hijos y prácticamente matar a su mamá del dolor es tan absurdo que el que lo hace tiene que saber que se le viene el mundo encima. Definitivamente no hay nada en esa medida de aseguramiento que otorgue popularidad. Sobre todo si se tiene en cuenta que habían aparecido en loscomputadores de Alfonso Cano correos entre los jefes guerrilleros en los que se referían a él como un secuestrado más y no como un cómplice. En una comunicación de Cano al secretariado este afirma: “Sobrevivió un diputado que estaba sancionado en otro sitio. El diputado sobreviviente no vio nada, solo escuchó”. Y en otro computador había uno de Timochenko en el que decía: “entiendo que quedó uno...
tracking img