Problemas del periodismo cultural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3049 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROBLEMAS DEL PERIODISMO CULTURAL
Por Omar Ospina García

Auxiliándose en Maese Perogrullo, podría definirse al Periodismo Cultural como ese espacio que a la Cultura, entendida en su concepción de manifestación del quehacer artístico e intelectual del ser humano, le otorgan los medios de comunicación, ya sean legibles, auditivos o audiovisuales: prensa, radio y televisión para ser exactos.Sin embargo, sería necesaria otra precisión: la Cultura así entendida es muy distinta de la farándula o de las expresiones artísticas populares de índole masiva. Para ilustrar con algunos ejemplos que permitan definir el campo, podría decirse que es Cultura un concierto de la Sinfónica Nacional pero no lo es taxativamente uno de un grupo de Rock. Es Cultura la presentación de un músico o unconjunto folklórico de alguna región, pero no lo es la de Julio Iglesias o Enzo Ramazotti, para mencionar dos nombres paradigmáticos de la farándula.
Pero el asunto se complica cuando se extiende el campo a otros nombres. Por ejemplo, sí sería una manifestación cultural un concierto de Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés o Facundo Cabral. En fin, es un intríngulis en extremo difícil de desentrañar elpoder precisar con exactitud, qué es y qué no es Cultura en su acepción más exigente. Por lo pronto, dejaremos que el Concepto se refiera a aquellas manifestaciones del arte y la intelectualidad que suponen un sentido estético restringido y elevado. El Arte, la Literatura, el Pensamiento, el Teatro, la Danza, la Música, la Crítica, son por derecho propio manifestaciones culturales. Y al espacio quea ellas dediquen los medios de comunicación, es lo que llamaremos Periodismo Cultural.

Problemas del Periodismo Cultural
Podríamos ver los problemas que afronta el periodismo cultural en el país, desde varios puntos de vista. El primero de ellos, naturalmente, el que tiene que ver con los medios de comunicación desde los cuales debería difundirse.
Lo primero que el lector habitual de losperiódicos ecuatorianos logra percibir, es que las páginas dedicadas a la Cultura en los términos en que ella ha sido precisada, son casi inexistentes. Los comentarios referidos al tema se diluyen entre más de media página de avisos, algunas fotografías alusivas al acto, como se dice en la escuela con ocasión de los discursos del día del maestro, y después desaparecen en medio de informacionesfragmentarias de exposiciones, presentaciones de libros, comentarios casi siempre superficiales y esquemáticos sobre la película de la semana o la conferencia del día, y una apretada agenda de hechos diarios que se limitan a la hora, el sitio y el nombre del expositor, artista o conferenciante, pero no incluyen ni siquiera una mínima reseña acerca del asunto.
Ahora, ¿por qué esa displicencia? Larespuesta es la única que se obtiene cuando uno pregunta a directores de periódico, gerentes de programación de los canales o jefes de información en las emisoras: la cultura no vende, a nadie le interesa, es apenas un relleno como para que conste y para que dos o tres lectores que se interesan en estos temas tan esotéricos, no anden hablando mal de la prensa por ignorarla.
De ahí que cuando hay unaviso de más que no tiene espacio en la página internacional, en las cuatro o cinco que se le dedican al deporte o en las igualmente numerosas de la política, la decisión es siempre la misma: corten las tonterías de la página cultural, quiten la nota de la película que igual mañana puede salir, y metan allí el aviso porque el billete no se puede dejar ir. Y entonces lo que ya era reducido pasa aser ínfimo.
Un análisis de las páginas de los diarios nacionales en cualquier semana, arrojaría resultados lastimosos en cuanto a la incidencia de la información cultural. Para citar un ejemplo diciente, hubo en febrero pasado una página denominada rimbombantemente Cultura, que se le dedicó íntegra, es decir, sin avisos, al Carnaval de Río de Janeiro. Sí, claro que el Carnaval de Río es una...
tracking img