Psicologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10324 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALGUNAS VERSIONES PSICOLÓGICAS DEL AMOR
Y OTRAS TONTERÍAS

Cuenta Gabriel García Márquez en Del amor y otros demonios que cuando Cayetano De laura, el hombre de confianza del obispo de Cartagena, exorcista consumado y representante de la Inquisición, visitó a Sierva María, de quien se decía que estaba poseída por el demonio, al regresar a su casa "huyó a la biblioteca pero no pudo leer.Rezó con la fe exacerbada, cantó la canción de la tiorba, lloró con lágrimas de aceite ardiente que le abrasaron las entrañas. Abrió la maletita de Sierva María y puso las cosas una por una sobre la mesa. Las conoció, las olió con deseo ávido del cuerpo, las amó, y habló con ellas en hexámetros obscenos hasta que no pudo más. Entonces se desnudó el torso, sacó de la gaveta del mesón de trabajo ladisciplina de hierro que nunca se había atrevido a tocar, y empezó a flagelarse con un odio insaciable que no había de darle tregua hasta sacar el último vestigio de Sierva María. El obispo que había quedado pendiente de él, lo encontró revolcándose en un lodazal de sangre y de lágrimas. —Es el demonio, padre mío— le dijo Delaura. —el más terrible de todos—...»
El amor, el amor... Cuántos desvelos,cuántas lágrimas, cuántas noches, cuántas locuras, cuántos mitos, cuántas vidas... La historia de la humanidad está plagada de duelos, guerras, luchas, tristezas, felicidades, promesas, trampas, dudas, esperanzas todo ello en torno al amor... No sabemos aún por qué, pero esta sola palabra ejerce una fascinación que ni los poetas, ni los científicos, ni los literatos, ni los eruditos han podidodevelar.
Quizás el amor es un territorio sagrado donde debemos quitarnos las sandalias para entrar. Ejerce fascinación y respeto de la misma manera que la zarza ardiente ejerció en Moisés... Lo miramos de reojo, a veces le huimos, otras tantas lo tenemos tan cerca y al mismo tiempo tan lejos que cuando lo estamos tocando se esfuma de nuestro lado... Quizás para hablar en este artículo del amor,sea necesario entrar con reverencia en su territorio... Ir más allá de lo trivial y de la vulgarización a la que ha llegado la sociedad de consumo con sus canciones romanticoides, sus novelas tragicómicas y los artículos pseudopsicológicos de las revistas dirigidas a mujeres.
Platón consideraba a Eros un demonio, es decir, un ser a mitad de camino entre los dioses y los hombres... Hijo de Poros,rey de la abundancia, y de Penía, que era la pura pobreza... Por eso el amor no tiene ni es toda la perfección, por eso es siempre camino y siempre deseo, porque no se llena, no se colma, es siempre aspiración... No se identifica con la felicidad ni es la felicidad, no es la meta, es el camino y una búsqueda continua, no es la satisfacción plena ni la plenitud colmada, es un arduo trabajo y unduro proceso en el que nos acercamos a la belleza... Eso pensaba Platón, y en nuestro concepto no está muy lejos de lo que la psicología contemporánea ha dicho sobre el amor.

Ahora bien, nuestra cultura se ha empecinado en encaramar el amor romántico en la cima de todas las plenitudes. Las telenovelas terminan siempre después de muchas luchas y fatigas en el matrimonio, que todos saben quellegará, entre la hermosa protagonista y el hermoso protagonista que han logrado la felicidad en la consumación de su amor, que había sido obstaculizado por todos. Se identifica al amor con la plenitud de la vida y el estado ideal es el de pareja. Pareciera que sin estos dos ingredientes los seres humanos del planeta no pudieran vivir,
Florence Thomas en su libro Los Estragos del Amor atribuye aesta ideología todo el sufrimiento que se teje en torno al amor, puesto que al ser sobrevalorado, al ser la única fuente de felicidad, al ser identificado con la vida misma, cuando la pareja se convierte en lo absoluto, se generan múltiples frustraciones, dolores e infelicidades cuando no es posible, cuando acaba o cuando simplemente se vive en soledad.
Podríamos remontarnos para detectar la...
tracking img