Que michi es el poder popular

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3823 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Que michi es el poder popular? ... Sólo hace falta recordarlo. 

SÓLO HACE FALTA RECORDARLO

 

“¡Esto es lo que le gusta a la gente!” (Augusto Ferrando)

“Porque sos pueblo, te quiero” (Mario Benedetti)

 

No sé si todo tiempo pasado fue mejor, quizás en algunas cosas. Pero hubo una época en la que pude llegar a ver la existencia del “Pueblo”. Un sujeto colectivo que aglutinaba amaestros, profesionales, secretarias, campesinos, obreros, empleados, trabajadores y trabajadoras en general. Todos se sentían parte del “Pueblo”, y había cierto orgullo en eso, en tener cierto origen y linaje popular. Una prosapia antigua, cuyo arte y cultura estaban ancladas en su vida cotidiana, en sus sentires, en los afectos, en los gustos del “Pueblo”, en sus tradiciones y su Historia. Esverdad que toda identidad es artificial, es construida, es por eso que otras identidades quedaban subsumidas o invsibilizadas con la palabra “Pueblo”, por ejemplo, lo pueblos indígenas hubieran preferido la palabra “Pueblos”, las feministas que se hiciera hincapié en el tema de género, igual las comunidades GLBT, los jóvenes, etc. Sin embargo, no hacían “cuestión de estado por eso”, en todo caso nocomo ahora. Todas y todos, se sentían mal que bien, representados en esa palabra: somos del “Pueblo”.

 

Como contraparte existían, y existen, las “élites”, que más bien buscaban diferenciarse de la chusma de la que estaba compuesto el “Pueblo”. Las “élites” eran, y son, más bien planas, casi no se diferencian por nacionalidad, al margen de su carácter explotador que las hace comunes en todoel mundo, las “élites” tienen la tendencia a vestirse todas igual, a consumir los mismos productos, a construir sus mansiones lejos de la chusma, a mirar desde arriba a todos los demás, a tener sus tiendas exclusivas, en fin, a diferenciarse cada vez más del “Pueblo”, y, a parecerse cada vez más a otras “élites” del mundo. De allí, que la diversidad no sea un valor muy respetado por las aburridas“élites”, que tienden a la uniformidad, y sí, un valor cultivado por el orgulloso “Pueblo”, que tiende más bien a la diversidad, hasta rayar a veces con el caos.

Pero en algún momento, el “Pueblo” desapareció. Alguien lo mató. Quizás fueron los militares con sus desapariciones forzadas, quizás fueron los grupos alzados en armas con tanto coche-bomba y reclutamiento forzado, quizás la SUNAT lo dejóen bancarrota, quizás lo contrató Laura Bozo para un “talk show”, quizás lo jubilaron los tecnócratas, quizás la corrupción de los partidos y la crisis económica que destruyeron los lazos solidarios, quizás el desempleo que humilla a las personas, quizás los “emprendedores” la emprendieron contra el “Pueblo”, quizás lo atropelló una combi, o le robaron unos pandilleros, y como es evidente, sedefendió y lo mataron.

 

Desde los noventa hay muchas explicaciones sociológicas que nos dicen que diablos pasó con el “Pueblo”: la anomia, la crisis de representatividad, la globalización, el neoliberalismo, la posmodernidad, el golpe de “Fujivlaldi”, etc. Lo cierto es que un día el “Pueblo”, aquel bonachón viejito terco y respondón que solía juntarse en las esquinas a conversar de política y aconvocar movilizaciones, se fue, desapareció. Jamás se le volvió a ver, ni en un “ampay” de Magaly, ni siquiera en las noticias feas de las 10 de la noche. El “Pueblo” desapareció, alguien comentó ligeramente que lo vieron caminando en la Marcha de los 4 Suyos, otros en el Baguazo, pero de su paradero, nada.

 

El vacío que dejó duró poco. Llegó un buen día a la misma esquina, un ser amorfo,de aspecto aterrador, con un lenguaje agresivo y faltándole el respeto a todos y se hizo llamar la “gente”. De mirada desafiante, empujando a todos en el mercado, matonamente tomando lo que no era suyo, amparada en el miedo generalizado. Así apareció la “gente”, un ser cínico, que no le importa nada, vive de la corrupción y de la perpetua agonía de la solidaridad, pero sobre todo, vive del...
tracking img