Reflexiones éticas sobre la pena de muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (591 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 22 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Reflexiones éticas sobre la pena de muerte
Por la inseguridad de nuestra justicia, aún no bien repuesta después del período del gobierno militar, es mejor mantenernos dentro de la mayoría queexcluye la pena de muerte.

El país quedó espantado con el crimen de Panchita, de cinco años, violentada y arrojada al mar. Algunos diputados quieren restaurar en Chile la pena de muerte. Estabaprácticamente en todos los códigos penales escritos o implícitos de los países civilizados. Vino a reemplazar la manera primitiva de hacer justicia en casos de asesinatos: la venganza por mano propia.

LaIglesia, que nació bajo la pax romana, aceptó por siglos esta cruenta ley, que restablecía, en el orden social, la justicia lesionada por el crimen. Fue en la época moderna cuando surgieron los reparostanto por la valoración de los derechos individuales -del derecho a la vida-, como por la reacción ante los abusos de los poderes estatales. La ética de la ley natural justificaba la pena de muerte. ElPapa Pío XII decía: "Un asesino ya no puede oponer su derecho a la vida, frente a la pena capital". El Concilio Vaticano II no se pronunció contra esta pena. Tampoco lo hizo formalmente Juan PabloII, aunque, como gran defensor de la vida en toda circunstancia, se manifestó no favorable (Véase "Evangelium vitae").

Los argumentos a favor de esta pena son: la justicia conmutativa y la equidadsocial piden que la pena sea proporcional al delito (ojo por ojo, diente por diente); la tutela efectiva del bien social de manera que (a) el malhechor no pueda seguir dañando, (b) se disuada laperpetración de esos crímenes y (c) se satisfaga la exigencia de castigo de las víctimas. Los argumentos en contra: un encarcelamiento de por vida o prolongado ya es proporcional al delito; éste puedetutelar suficientemente objetivos como la seguridad, la disuasión de delinquir y la exigencia de castigo.

Pondríamos un tercer motivo: el presidio, sin que sea de por vida, encierra una nota de...
tracking img