Reforma y contrarreforma. floristan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4345 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
REFORMA Y CONTRARREFORMA

1 La ruptura de la cristiandad occidental: las reformas religiosas

El siglo XVI vivió una conmoción religiosa que ha marcado profundamente la historia de Europa hasta el siglo XX. La Cristiandad occidental se quebró en varias iglesias, cada una de las cuales se consideró a sí misma la auténtica, y heréticas a las demás. Las distintas confesiones, desde susparticulares fundamentos dogmáticos, pretendieron moldear la vida de sus fieles en todos sus aspectos, la familia, las relaciones económicas y de poder, las manifestaciones festivas y artísticas, etc. Se configuraron, entonces, iglesias territoriales en un proceso de confesionalización que sirvió, a su vez, para reforzar y definir los nuevos estados de la Edad Moderna.

2. Reforma y contrarreforma.

2.1 La fragmentación religiosa de Occidente

A principios del siglo XVI, muchos reclamaban una profunda reforma de la Iglesia. Como en ocasiones precedentes, con ello se pedía la purificación de los abusos y el perfeccionamiento de la vida cristiana mediante el retorno a la doctrina primitiva, pero manteniendo la unidad y la continuidad en la fe. Sin embargo, pronto resultó evidente que Lutero,Zwinglio o Calvino, entre otros, habían iniciado cambios profundos que rompían con Roma y que proponían novedades radicales. Lo hacían convencidos de que era preciso rectificar viejos errores y volver a la auténtica enseñanza de Jesucristo, adulterada por añadidos que nada tenían que ver con el evangelio. Por ello se llamaron a sí mismos «reformados» o «evangélicos».

Por el contrario, laporción de la cristiandad que se mantuvo unida en tomo al papado prefirió reconocerse como «católica», proclamando así su expansiva universalidad misionera.

Fue un siglo de renovaciones y de reacciones religiosas, de reformas y contrarreformas, que sedimentaron en varias etapas. Hasta los años 1540, las posiciones no estuvieron por completo bloqueadas y se confió en que las atrevidas propuestas deLutero pudieran reconducirse en un concilio al que muchos apelaron sinceramente. El coloquio de Ratisbona (1541) y la convocatoria del Concilio en Trento (1545) demostraron que la reunificación era imposible. Para entonces, la Reforma había ganado buena parte de Europa del Centro y Norte. A partir de los años 1560, la reacción católica y el despliegue del calvinismo como una segunda Reforma abocarona una serie de guerras de religión, principalmente en los Países Bajos, en Francia y en el Imperio, que no se zanjaron hasta 1648.

3. Necesidad, anhelos e interés de las reformas religiosas:
Las causas que entretejieron la ruptura de la Cristiandad no son hoy, como hace un siglo, elemento de polémicas ideológicas. La corrupción de Roma o las obsesiones personales de Lutero (H. Denifle), ya noson de recibo en la historiografía protestante ni en la católica.

3. 1. Abusos morales y eclesiales
Eran muchos y antiguos los males de la Iglesia, que se denunciaron. En las parroquias rurales, el clero carecía de preparación intelectual y de autoridad moral (un 20 % de concubinarios en el Imperio) para adoctrinar y amonestar a sus feligreses. Más graves eran las faltas de los obispos,muchos de ellos ausentes de la diócesis que debían pastorear, dedicados a acumular beneficios que aumentasen su renta. Y, en la cabeza, los papas habían perdido autoridad hasta convertirse, más bien, en motivo de escándalo. La voracidad fiscal y las arbitrariedades de la curia romana eran quejas comunes en todas las iglesias.

Probablemente la cristiandad medieval había atravesado sin quebrarseetapas de menor nivel moral e intelectual del clero, y de mayores abusos de todo tipo. Críticos tan acerbos como Erasmo permanecieron unidos a la Iglesia de Roma y, sin embargo, cuando se repararon los abusos, no retornaron los que se habían marchado. Lutero y los reformadores protestantes respondieron a una inquietud religiosa profunda: precisamente, la que hacía que se viviese aquella situación...
tracking img