Respirar veneno en juanacatlan y el salto, jalisco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3410 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Respirar veneno en Juanacatlán y El Salto, Jalisco

El lugar se solía llamar el "Niágara de México" por la cascada de veinte metros conocida como el Salto de Juanacatlán. Hoy en día, el paisaje se asemeja cada vez más a aquella catarata en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, al tornarse en una imagen casi navideña con la espuma que acarrea la entrada de la época de lluvias.

Paradosobre el puente que une a las cabeceras municipales de El Salto y Juanacatlán en el estado de Jalisco, arriba de la mera cascada, uno puede apreciar nubes blanquísimas que ligeras se levantan del fondo de la cascada con la brisa y según las corrientes del aire encuentran rumbo en los poblados.

Valiente, con los pulmones llenos de ácido sulfhídrico, respirando profundo su característico olor ahuevo podrido, esquivando alguna esfera de espuma que se te acerque, sabrás lo que es estar aguas abajo, aguas debajo de la segunda ciudad del país, aunque apenas podrás vislumbrar lo que es vivir aquí al final del desagüe también de una de las principales zonas industriales del estado y del país.

Aquí, en este punto, fue con tapabocas que los integrantes de la Caravana ¡Aguas! en Movimientoiniciaron su recorrido por el río Santiago el pasado 25 de mayo. Se unieron con gente de las cabeceras, algunas portando cruces, en una pequeña marcha, cruzando el puente, para terminar en la plaza principal de Juanacatlán. Allí escucharon testimonios de lo que significa vivir a orillas de uno de los ríos más contaminados del país.

Es una peste de no aguantar, es una cosa pésima...

Enrique NavarroOrozco llegó a Juanacatlán a los diez años, ahora pasa de sesenta, y se acuerda del río de antaño: "Cuando nosotros caímos aquí el río estaba completamente limpio, porque yo recuerdo que sacábamos pescado y nos bañábamos allí en la orilla del río... sacábamos pescado y con la misma agua del río preparábamos el caldo y estaba completamente limpia el agua".

Con el tiempo, el panorama fuecambiando de manera dramática: "Viví un promedio de 20 años en la puritita orilla del río donde estaban las mentadas famosas terrazas. Pero la razón de que me tuve que retirar de allí fue porque el agua se contaminó, se echó a perder y mi familia se me empezó a enfermar. Empezamos primero con gripas, con los ojos todos llorosos, y después mis hijos llegaron al término de que tenían hasta leucemia ymanchas en la piel".

"No es sólo un río muerto," decía en la plaza la maestra Estela Cervantes, "es un río que mata". La impresión de estar cerca de este río fue fuerte para doña Margarita Mendoza, de La Parota, en Guerrero: "Esto ya no es vida, señor", exclamó desde el kiosko de Juanacatlán. "Esto está muy corrompido, compañeros. ¿No sienten ustedes una pestilencia muy horrible? Me da una tristeza,me puse a llorar porque me pegó vómito. Hagan algo por su tierra compañeros, por sus hijos, que no los dejen esa porquería. Pónganse la pila pero bien…", expresó con fuerza la diminuta mujer.

"En realidad, vamos a morir poco a poco fumigados," dice Navarro Orozco, quien comparte con doña Mago la preocupación por los niños: "Creo yo que las criaturitas, uno ya grande como quiera tiene másdefensas, pero los niñitos chiquitos aquí en el pueblo, en realidad son cosas muy crueles".

La cruda realidad

El río Santiago inicia su escurrimiento en la parte noreste del Lago de Chapala, a unos cuatro kilómetros al suroeste de Ocotlán, Jalisco, y fluye 475 kilómetros hasta su desembocadura en el océano Pacífico cerca de San Blas, Nayarit. En su tramo hasta El Salto, recibe múltiples descargasde aguas residuales industriales y municipales, sin tratamiento.

Esta contaminación tiene ya varias décadas. Los testimonios de pescadores indican que en 1973 se presentó la muerte de peces que se encontraban flotando en el río Santiago, así como la muerte de ganado después de haber tomado de su agua. Ya en 1984 se señala que la baja en las concentraciones de oxígeno disuelto en el río...
tracking img