Resucitar el amor conyugal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2161 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Resucitar” el amor conyugal
Este día queremos presentarles una entrevista con Monseñor Cormac Burke tomada de ACIPRENSA lo reproducimos por que nos parece muy importante que entendamos mejor que es la familia y el matrimonio. Monseñor Burke es un sacerdote irlándes, abogado, doctor en Derecho Canónico y juez de la Rota Romana (el tribunal de última instancia que juzga las causas de nulidad).Vivió veinte años entre Europa y Estados Unidos, diez en África y ahora reside en Roma. Su experiencia en humanidad se advierte no sólo por la cantidad de idiomas que habla –puede conversar literalmente con “todo el mundo”–, sino también por el realismo sin inhibiciones con que aborda los temas relacionados con la familia.
Lejos de lo que podría pensarse a la vista de tantas noticias dematrimonios “fracasados”, de familias “rotas”, la verdad es que hay muchas más que no son “noticia”, porque están enteras y felizmente unidas. Sucede, sin embargo –según dice el escritor José Luis Olaizola– que “la mayoría de directores que están al frente de medios de comunicación –prensa, radio, televisión–, o los que contribuyen a formar opinión a través del cine, la literatura, el teatro, y hasta lamúsica, tienen graves problemas personales de familia que acaban proyectándolos en la sociedad… Pero esto no quiere decir que la familia no esté sufriendo gravísimos embates”.
Encontramos a Monseñor Burke siempre amablemente dispuesto a responder a nuestras preguntas. Recabamos su opinión sobre el punto al que se debiera prestar más atención cuando se quiere defender en concreto la instituciónfamiliar.
FUERZA Y DEBILIDAD DE LA FAMILIA
–Para comprender mejor tanto la fuerza como la debilidad de la familia, hay que volver una y otra vez a sus orígenes. ¿Qué es la familia?, ¿de dónde viene y a dónde va? Juan Pablo II lo ha expresado de un modo muy claro y sugestivo, aunque misterioso: Dios, en la intimidad de su Ser perfectísimo y trascendente, “es Familia”. En Dios hay paternidad (DiosPadre); hay filiación (Dios Hijo), y la esencia de la familia que es el amor (Dios Espíritu Santo). Dios es Uno por naturaleza y Trino en personas. Es un misterio que, cuando se conoce, arroja mucha luz sobre todas las cosas. Dios crea al hombre a su imagen y semejanza: lo crea no en soledad, sino, cabe decir, “en familia”; crea hombre y mujer, para formar la gran familia humana, reflejo de ladivina.
La esencia de la familia humana, como sucede en la divina, es el amor. El auténtico amor humano es reflejo del amor divino: entrega, donación, de una persona a otra. El amor es, en cierto sentido, salir de sí mismo, para vivir por otro y para otro. La paradoja del ser personal es ésta: la persona sólo se encuentra a sí misma saliendo de sí misma, viviendo en y para otras. Esto, aunque noshayamos remontado a su origen sobrenatural (la relación entre las Personas divinas), es lo natural en la familia humana. Si se comprende, se entiende también que la única grave amenaza para la familia es la misma que tiene el amor. Esto es, el egoísmo, que lleva a centrarse en uno mismo, a encerrarse en sí mismo, a preocuparse de sí mismo, a vivir para sí mismo, en definitiva, a caminarcontracorriente del amor. Vivir uno al lado de otro no basta para poder hablar de amor. Entregar “algo”, por ejemplo, el cuerpo, no justifica el empleo de esta palabra tan grande: amor. Amor es dar no cosas sino darse la persona entera. Esto se realiza del modo más sensible en el matrimonio. Por eso es indisoluble, porque la donación es entera y sólo puede ser entera si lo es para toda la vida. No basta laatracción erótica, que anhela la posesión sin casi nada más. Esa atracción es superficial y egoísta. Es claro que sobre una base tan movediza no puede edificarse nada sólido.
–Pero hay parejas que se enamoraron, que se entregaron de verdad y después experimentan el desencanto, la ruptura, al parecer sin remedio.
–Enamorarse es bastante fácil. Lo difícil es mantenerse enamorado. Pero cuando se...
tracking img