Resumen de fusilamiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1774 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Fusilamiento
La tarde del cuatro de abril se corre la noticia de la captura de los brujos de “El Colegio”, los lugareños de Ilamatepeque y vecinos cercanos llegan a la plaza con piedra en mano, para el acto de lapidación póstuma ordenada por las autoridades municipales.
En el lugar se encuentra el Síndico Antonio Tróchez quien tiene a su disposición el pelotón de fusilamiento armados confusiles y rifles, algunos de ellos son voluntarios como Marco López y Eusebio Berdugo, quienes sin saber como manejar un arma, demuestran su odio para los que antes llamaron amigos.
Antes de la ejecución el sacerdote del pueblo llegó para conocerles y no para ofrecerles los sacramentos, puesto que a esos brujos les estaba prohibido tal honor y gracia. El sacerdote quien acompañado con cuatro hombresde su séquito, entra a la cárcel y paso adelante en donde los dos reos Cipriano y Doroteo Cano se encontraban con los rostros inflamados, debido a los golpes y ataduras, que iban desde los pies hasta el cuello.
EL padre les pregunta si son ellos los infortunados, los conocidos brujos de “El Colegio” de hechicerías que han causado tanto mal en el pueblo de católicos, No lo parecéis. Ojala queahora reconozcáis, que quien con el demonio se mete, pierde a Dios y pierde al demonio, comentó el cura. Los hermanos Canos le escucharon sin contestar. Suponían que toda su desgracia se debía a los consejos de ese hombre a los municipales fanáticos.
Luego de las palabras del padre Doroteo dijo-¿Qué mas infierno que este donde usted es el sumo Sacerdote?, frase entrecorta por la apretazón de supecho-. ¿Cree usted que nosotros desconocemos lo que esconde bajo esa sotana y bajo esa mascara de piedad?
Se ve que eres un perfecto hereje, así son todos los que acompañaban al “Chico Ganzúa” (Francisco Morazán), acabaran todos iguales, exclamó el cura.
Los hermanos Cano eran perseguidos, no por brujos, sino porque eran unionistas, morazanistas y por sus ideales políticas. ¿Por qué no les diceque nos quieran matar porque no queremos pagar los diezmos y primicias y nos oponemos a que los demás paguen? –Dígales quienes son dueños de las tierras y por que los campesinos se mueren de hambres, aunque se maten trabajando todos los días. –Dígales también cuanto se embolsó de la Semana Santa y lo que el Alcalde robaron?
El curo enfadado les grita ¡Silencio, infortunados! Y se dirige a susmozos Oídlos, hijos: es el demonio que habla por sus bocas, por que el demonio se ha posesionado de sus almas perdidas ni después del juicio final podrán ver la luz del cielo.
Cipriano les piden que se larguen de ahí exclamando su deseo del triunfo de la Revolución del general Morazán “Dios, Unión y Libertad”.
El sacerdote salió de la cárcel seguidos de sus mozos indígenas, los alguaciles llegan yse llevan a los condenados, los hombres son empujados hacia la plaza, las personas armadas con palos y piedras los esperan exaltados y de lejos algunos hacen blanco en sus cuerpos.
Son llevados hacia la Cruz del Perdón en donde parte de la multitud entre ellos lo mas cobardes y supersticiosos se apartan, haciendo cruces. Cipriano examina cuidadosamente entre el gentío en busca de su amadaEulalia. No estaba. Los dos caminan entre las paredes humanas que les ven con odio y con ganas de golpearles, pero nadie se atreve por una extraña autoridad.
¡Allí no más! –ordena Tróchez, señalando la Cruz del Perdón. Aparta a la gente que se encontraba detrás de los Cano. Los tiradores descalzos se colocan al frente, en fila. Los hermanos serán pasados con las manos atadas por que los lugareños tienenmiedo de soltarlos. Los consideran brujos y pueden escapar convirtiéndose en humo.
Suenan la corneta y el tambor. Cipriano sin perder humor, dice:
-Mejor hubieran traído a Bartolo para que tocara sus “Armas Pezuñas”.
Los hermanos están muy cerca se pegan cuerpo a cuerpo para no caerse. No piden perdón ni suplican piedad a sus verdugos. Aceptan valientemente su destino. Son soldados de los...
tracking img