Resumen de la historia del mayta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (795 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La historia de Mayta
nos vemos?
Terminaron riéndose y el chino, que les traía los cafés, les preguntó cuál era el chiste.
«Uno de Otto y Fritz», dijo el Alférez.
—La próxima vez que vengas a Limafijaremos en qué fecha iré a Jauja —le prometió
Mayta—. Pero dame tu palabra que no dirás nada a tu grupo sobre mi venida.
—Secretos, secretos, tu manía de los secretos —protestó Vallejos—. Sí, yasé, la
seguridad es vital. Pero no se puede ser tan melindroso, mi hermano. ¿Te cuento algo a
propósito de secretos? Pepote, ese pelópidas de la fiesta de tu tía, me quitó a Alci. Fui a
visitarla yla encontré con él. Agarraditos de la mano. «Te presento a mi enamorado»,
me dijo. Me pusieron a tocar violín.
No parecía importarle, pues lo contaba riéndose. No, no diría nada a los josefinos nial
Profesor Ubilluz, les darían la sorpresa. Ahora tenía que irse volando. Se despidieron con
un apretón de manos y Mayta lo vio salir de la pulpería, derecho y sólido en su uniforme,
a la AvenidaEspaña. Mientras lo veía alejarse, pensó que por tercera vez se reunían ya
en el mismo cafecito. ¿Era prudente? La Prefectura estaba a un paso y no sería raro que
muchos soplones fueran susclientes. Así que había formado, por su cuenta y riesgo, un
círculo marxista. ¡Quién lo hubiera dicho! Entrecerró los ojos y vio, allá, a tres mil y pico
de metros de altura, sus caras adolescentes yserranas, sus chapas y sus pelos lacios y
sus anchas cajas torácicas. Los vio corretear detrás de una pelota, sudorosos y
excitados. El Subteniente corría en medio de ellos, como si fuera de su mismaedad, pero
él era más alto, más ágil, más fuerte, más diestro, cabreando, pateando y cabeceando y
a cada salto, patada o cabezazo, sus músculos se endurecían. Terminado el partido, los
vio apiñados enun cuarto de adobes y calamina, por cuyas ventanas se divisaban nubes
blancas enroscándose en picachos morados. Escuchaban atentamente al Alférez que,
mostrándoles el Qué hacer de Lenin, les...
tracking img