Resumen de un libro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (622 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Que la gracia, la paz y la misericordia de Nuestro Señor Jesucristo sea con Vuestra
Majestad Don Carlos, por la gracia divina eternamente Augusto Emperador y que con vuestra
estimada madre la ReinaDoña Juana que, junto con Vuestra Majestad, por la gracia de Dios,
Reyes de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de
Granada, de Toledo, de Valencia, deGalicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba,
de Córcega, de Murcia, de Jaén, de las Islas Caribes, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de
Canaria, de las Indias, Islas y Tierra Firme delMar Océano; Condes de Flandes y del Tirol,
etcétera.
Muy afortunado y Excelentísimo Príncipe: desde esta ciudad de Tenochtitlan-Mexico,
capital de su dominio de la Nueva España, a doce díasdespués de la Asunción, en el año del
nacimiento de Nuestro Salvador Jesucristo, de mil quinientos veinte y nueve, os saludo.
Solamente hace diez y ocho meses, Vuestra Majestad, que nos, el más humilde devuestros vasallos, en atención a vuestro mandato, asumimos este cargo por triple folio
nombrado: el primer Obispo de México, Protector de los Indios e Inquisidor Apostólico, todo en
uno en nuestrapobre persona. En los primeros nueve meses desde nuestra llegada a este
Nuevo Mundo, hemos encontrado mucho y muy arduo trabajo por hacer.
De acuerdo con el real mandato de este nombramiento, nos,nos hemos esforzado
celosamente «en instruir a los indios en el deber de tener y de adorar al Único y Verdadero
Dios, que está en el cielo, y por Quien todos viven y se mantienen», y además «parainstruir y
familiarizar a los indios en la Muy Invencible y Católica Majestad, el Emperador Don Carlos,
quien por mandato de la Divina Providencia, el mundo entero debe servir y obedecer»Inculcarestas lecciones, Señor, no ha sido fácil para nos. Hay un dicho aquí entre nuestros compañeros
españoles, que ya existía mucho antes de nuestra llegada: «Los indios no oyen más que por
sus nalgas.»...
tracking img