Revolucion de las alcabalas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (844 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REVOLUCION DE LAS ALCABALAS |
Fue una de las primeras manifestaciones políticas del pueblo quiteño en contra de las autoridades españolas.Se desarrolló entre julio de 1592 y abril de 1593, enépoca en que don Manuel Barros de San Millán desempeñaba el cargo de Presidente de la Real Audiencia de Quito; y tuvo su origen cuando Felipe II, Rey de España, expidió la Cédula Real por medio de la cualdispuso el pago de un nuevo impuesto del 2% sobre las ventas y permutas. Este impuesto había sido creado con el propósito de equipar una armada que vigilara los mares de las indias y protegiera elcomercio las ciudades y puertos españoles de América, que constantemente sufrían el ataque de corsarios y piratas que las saqueaban y quemaban para apoderarse de sus riquezas. |
El 28 de diciembre de1592, en la noche, en medio del silencio habitual de la ciudad se escucharon varios disparos de arcabuz, y cuando el pueblo acudió para ver qué había sucedido, se descubrió el cuerpo del procuradorMoreno Bellido, que herido de muerte señaló que le habían disparado desde la casa de la Audiencia.
Ese fue el inicio de la represión. A los patriotas se los ahorcaba por la noche para que a la mañanasiguiente sus cadáveres pudieran ser contemplados por los vecinos de la ciudad como un escarmiento en contra del pueblo y la revolución. Los revolucionarios, por su parte, cometieron también variosatropellos y crímenes en contra de los realistas.
Al conocer el Rey de España y el Real Consejo de Indias lo que estaba sucediendo en Quito, desaprobaron airadamente dichos crímenes, pero desgraciadamentelas noticias tardaban mucho tiempo en llegar y fueron muy pocos los que pudieron escapar de la persecución.
“La revolución de las Alcabalas, como toda revolución, principió alegando motivos justos;pero después los autores de ella se lanzaron a cometer crímenes, de los cuales no es lícito excusarlos. Los caudillos de los motines y levantamientos de la plebe, no veían ellos mismos el abismo en...
tracking img