Rosa y la revolución rusa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4701 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rosa y la Revolución Rusa
Por: Hiram Hernández Castro

Queda atrás la última década de un siglo que fue testigo de uno de los acontecimientos más reveladores de la Historia: el agotamiento y derrumbe de una estructura sociopolítica que devenida en modelo, cerró su posibilidad de reproducción. Unos quizás más sorprendidos que otros, los cientistas sociales e intelectuales de todo el mundo, selanzaron en un heterogéneo debate que intentaba indagar en las disímiles causas de aquel suceso. Sin embargo no todos los discursos se alejaron de la mera suma de calamidades sobre la experiencia “socialista”. Observar el proceso histórico y salvarlo, tanto de la apología como de la tergiversación, seguirá siendo útil para la teoría y la práctica revolucionarias.

La trascendencia de laRevolución de Octubre como parte de ese proceso, no puede ser oscurecida por la posterior deformación y bochornoso final de la URSS. La Revolución leninista seguirá siendo un motivo de reflexión y polémica. Polémica que se desarrolló prolíficamente desde sus primeros años, donde los temas económicos, políticos y tácticos iban gatillados por los problemas de la toma del poder en una experiencia políticainédita.

Lenin, Trotsky, Bujarin, A. Kolontái entre otros, eran al tiempo que protagonistas, el centro de un copioso debate internacional, observado por furiosos detractores y emocionados amigos. La toma del poder era un hecho pero su viabilidad en el tiempo dependía, en un contexto harto difícil, de las decisiones políticas de un pequeño grupo revolucionario. Cierto es que Lenin era el líderindiscutible de aquel triunfo, pero discusión no era lo que faltaba, al menos, entre él y otros no menos importantes y capaces teóricos revolucionarios, que desde dentro y fuera del Partido Bolchevique, acompañaban cada decisión con sus críticas. Esas enconadas discrepancias fueron la raíz de no pocos de los textos que hoy constituyen el más valioso legado teórico de aquella Revolución.

Sin embargo,el termidor estalinista cerró el debate y lo que es peor, lo cerró para siempre. Como afirmaba Trotsky “existía cierto consenso en considerar cualquier crítica a la URSS, peligrosa para la edificación del socialismo”(1). Por supuesto, en un régimen de terror cualquier consenso es siempre sospechoso. La censura y la vulgar apología, sobrevivieron a Stalin y se amoldaron sintomáticamente al modelohasta sus últimos días. El XX Congreso del Partido Comunista condenó los crímenes de Stalin pero las prácticas inquisitivas contra la producción intelectual no desaparecieron del todo, sino que se hicieron más sutiles, tanto en la URSS como en el resto del autodenominado bloque o campo socialista.

La acriticidad apologética del Kremlin no dañó sólo al modelo eurosoviético, sino quelamentablemente se extendió a través de su influencia a los partidos comunistas y grupos de izquierda de todas partes del mundo. Sin dudas, el espacio teórico-revolucionario fue uno de los más afectados. El materialismo-dialéctico o diamat, vulgarización “filosófica” de un marxismo despojado de su esencia subversiva para apuntalar las prácticas de poder de la burocracia estaliniana, fue colocada en elpedestal de ciencia de las ciencias, para nada fue una alternativa válida del diverso pensamiento marxista, sino que constituyó un retroceso lamentable. Esmerados en justificar las prácticas del poder, los “marxistas reales” se alejaron por completo del referente sobre el cual discurrían. Hoy se habla de crisis del marxismo, sin embargo si por crisis entendemos ese momento en que un modelo o sistemaestá agotado pero aún vive, podemos decir que ese marxismo dogmático y doctrinario ha muerto –aunque alguna vez asome su cadáver-. No obstante, se podría mencionar significativos nombres de la intelligentsia marxista que en el campo teórico y/o axiológico, dejaron siempre puertas abiertas a la emancipación del pensamiento.

Tengo la certeza de que en ciencias sociales como en la sociedad,...
tracking img