Salud mental y derecho a la confidencialidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3912 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carlos Gil
(Abogado, Presidente de la Comisión de Asuntos y Derechos relacionados con la Salud Mental (2006-2009), Colegio de Abogados de Puesto Rico.)

Los derechos de la persona que recibe servicios de salud mental (II): El derecho a la confidencialidad.

Introducción 1
1. El derecho a la confidencialidad y el deber de guardarla. 2
1.2 El requisito de la autorización expresa. 3
1.3Prohibición del que recibe la información confidencial de divulgarla a terceros. 5
1.3.1 Notificación en el caso de instituciones proveedoras de servicios. 6
1.3.2 Notificación del proveedor directo de servicios de salud mental. 7
2. Los informes y las codificaciones. 8
3. El expediente clínico. 9
3.1 Normativa general sobre los expedientes clínicos. 9
3.2 ¿Qué debe contener el expedienteclínico? 10
3.3 ¿Hay información privilegiada en el expediente clínico? 10
3.4 ¿Quién custodia y es responsable por el expediente clínico? 11
3.5 Normas para la inspección del Expediente Clínico de un paciente de salud mental. 12
3.5.1 Expediente es solicitado por quien recibe los servicios de salud mental. 12
3.5.1.1 La Orden del Tribunal sobre entrega de expdiente. 13
3.5.2. Cuando el expedientefuere solicitado por otra persona a nombre del paciente. 14
3.5.3 Expediente solicitado por el padre, la madre o el tutor legal. 15
3.7 ¿Se puede pedir el expediente clínico de una personas fallecida? 16
3.8 ¿Cuánto cuesta obtener un expediente clínico? 17
Conclusión y recomendaciones. 17

Introducción

Una de las más indeseables consecuencias que tiene ser receptor de los servicios desalud mental es el estigma social que ello conlleva. Tanto el receptor como su familia tienen que cargar con el peso del mote de “loco”, “chalao”, “a ese/a que le patina el coco”, y tantos otros. Incluso, los descendientes de estos ciudadanos cargarán con la triste sospecha pública de que cualquier acto que no cuadre en la estricta rutina comunitaria pueda ser achacado a una “herencia”, a ser elnieto del loco, la hija de la loca. Es por ello que la Ley Número 408 de 2 de octubre de 2000 según enmendada, Ley de salud mental de Puerto Rico (24 L.P.R.A. sec. 6152 et. seq., en adelante Ley), es estricta en cuanto a todo lo relacionado con la confidencialidad del paciente. Veamos cómo se dispone lo relacionado con la confidencialidad en dicha ley.
1. El derecho a la confidencialidad y el deberde guardarla.

Dispone la Ley en su Art. 2.07, que la confidencialidad es:

[…] el derecho de una persona que recibe servicios en salud mental, a sostener comunicación oral o escrita sin que la misma sea divulgada a terceros cuando no media su autorización expresa, excepto cuando se disponga lo contrario en este capítulo.

Los artículos del 2.14 al 2.17 de la Ley se consagran a losdeberes de guarda de confidencialidad. La importancia de toda la preceptiva sobre confidencialidad se debe al grave problema antes visto del estigma. Si el Estado ha de privar a un ciudadano de su libertad para, por ejemplo, someterlo a una evaluación compulsoria de veinticuatro (24) horas, entonces se hace igualmente responsable de que dicha intervención tenga la menor carga de secuelas sobre lapersona y sus familiares en la repetida forma del estigma.
La prohibición de divulgación de información alcanza a las siguientes personas, según se dispone en el Art. 2.14:

a. terceros que hayan recibido la información, oral o escrita, mediante autorización expresa, conste o no dicha información en el expediente;
b. todos los que provean dichos servicios y al personal de apoyo, incluyendo alos proveedores indirectos de servicios de salud
Cuando la información del expediente se va por el fax o por Internet el repetido Art. 2.14 de la Ley dispone que la persona que recibe servicios de salud mental deberá ofrecer su autorización expresa para el envío de dicha información. Cuando la información se transfiere por medios electrónicos, continúa el comentado Art. 2.14 de la Ley, éste...
tracking img