San alberto magno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4149 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 4 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAN ALBERTO MAGNO
“EL SER”


GRADO 10º


08 DE SEPTIEMBRE DE 2009
BOGOTÀ D. C.
SAN ALBERTO MAGNO
“EL SER”


GRADO 10º


AREA DE FILOSOFIA


08 DE SEPTIEMBRE DE 2009
BOGOTÀ D. C.

OBJETIVOS

• CONOCER MAS ACERCA DE LA VIDA DE ALBERTO MAGNO
• CONOCER LA FORMA DE PENSAR DE ALBERTO MAGNO
• CONOCER LOS LOGROS DE ALBERTO MAGNO

iNTRODUCCION

Con este trabajo quieroconocer mas acerca de San Alberto Magno su vida, su pensamiento para poder ampliar mis conocimientos sobre la filosofia

CONTENIDO

1. Biografía
2. Metafisica
3. Psicologia y antropologia
4. Etica
5. La influencia de Alberto Magno

SAN ALBERTO Magno
Alberto nació cerca del año 1200 (1193/1206?) en Suabia (sudoeste de Alemania). Luego de estudiar en Padua (Italia), ingresó en la orden delos dominicos; él tenía por entonces treinta años de edad y la orden diez de existencia (1223). Enseñó en Hildesheim, Friburgo, Ratisbona, Estrasburgo y Colonia. Estuvo en la Universidad de París entre los años 1243 y 1248 y nuevamente en Colonia entre 1248 y 1252. Hasta allí lo siguió desde París su discípulo Tomás de Aquino. Fue nombrado autoridad provincial de la orden dominica en Alemania en elaño 1254 y, en 1261, obispo de Ratisbona, cargo que ocupó sólo el tiempo necesario para poner orden en los asuntos más urgentes pidiendo luego ser relevado de sus funciones. Murió en 1280 en la ciudad alemana de Colonia. Dice Hirschberger que, “cuando se piensa que Alberto hizo todos su viajes, según las prescripciones de su orden, a pie, queda uno verdaderamente asombrado de que en medio de susmuchos negocios sacara aún tiempo y concentración de espíritu para una producción literaria que en la edición de Borgnet llena 30 gruesos volúmenes”.
Alberto es la figura central de la irrupción del aristotelismo en la Edad Media. Al respecto dice Gilson: “La adopción del peripatetismo por los teólogos fue una verdadera revolución en la historia del pensamiento occidental […] La realización deesta obra capital se debe principalmente a la colaboración de dos extraordinarios genios, ambos de la Orden de Santo Domingo: Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino […] la obra de Alberto Magno preparó la de Santo Tomás. Muchos materiales que Alberto había descubierto y reunido se encuentran ajustados entre sí y encajados en la síntesis admirable que Tomás supo elaborar con ellos. Sin la formidable yfecunda labor de su maestro, el brillante ordenador de ideas que fue el discípulo habría tenido que consagrar a su vez la mayor parte de sus esfuerzos a buscarlas. Pero no es menos cierto que la obra de Alberto Magno contiene muchos materiales que no utilizó su más ilustre discípulo: es más confusa, pero también más amplia y, científicamente hablando, más rica que la de Santo Tomás.” Albertotenía gran interés por el estudio de la Naturaleza. En base a las observaciones que realizaba en sus viajes llegó incluso a contradecir afirmaciones del propio Aristóteles, cuyo escritos científicos analizó y comentó. Justamente como reconocimiento a la amplitud de sus conocimientos, que no se limitaban al ámbito de la Teología y la Filosofía —se extendían también a las Ciencias Naturales:meteorología, botánica, mineralogía, zoología, fisiología, etc. — la Iglesia le dio el título de "Doctor Universal". Y H. J. Stadler, editor de sus escritos sobre zoología, escribió: “Si hubiera continuado el desarrollo de las Ciencias de la Naturaleza por el camino emprendido por san Alberto, se les hubiera ahorrado un rodeo de tres siglos.”
Alberto comprendió que la filosofía y la ciencia árabes, querecogían gran cantidad de material de la Grecia clásica perdidos para occidente, tenían un valor inestimable para los teólogos cristianos. Por eso se propuso, entre otras cosas, “hacer inteligibles a los latinos todas las partes de la filosofía aristotélica”. Pero su esfuerzo no se limitó a Aristóteles sino que se extendió a toda la ciencia árabe y judía y al neoplatonismo.
A él le debemos, según...
tracking img