San luis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2651 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aquel San Luis de los años 20
Capítulo I. San Luis en los veintes
San Luis había terminado la etapa más crítica. En febrero de 1920 se incendio la estación de ferrocarriles, desde entonces se le llamo la estación quemada. El cine O’ Farril se vino abajo al barandal de la “gayola”, muchos cayeron sobre la luneta.
El cine fue muy importante para los jóvenes, pero era mudo. La moda también tuvocierta importancia.
En 1923la política se volvió muy violenta, ya que Jorge Prieto Laurens y Aurelio Manrique se disputaban la gubernatura estatal. Después volvió la calma a la ciudad. Manrique gano la contienda e impuso la ley sobre bebidas alcohólicas.
Durante el verano y primavera eran muy comunes los días de campo en algunas huertas de la ciudad y excursiones dominicales a la Sierra de Álvarez.También se organizaban los jóvenes para ir a Tampico. Este día también eran tradicionales los paseos en Plaza de Armas.
En la segunda quincena de septiembre se festejaban la fiesta del barrio de San Miguelito.
Capítulo II. Cuando el Charleston llegó
El “Mexican Rataplán” llego al Teatro de la Paz. Ellas, luciéndose en pasarela y ellos diciendo frases de doble sentido. Lupe Vélez, Juanita Barceló,Anita Daniels, entre otras. La Acción Católica no estaba de acuerdo con estos espectáculos.
El “charlestón” trajo varias bandas como Jazz Band. De ahí nacieron en San Luis las primeras orquestas de jazz como la de Luis H. Martínez, “Tin Can Jazz Band”.
Se llegaron a difundir programas en la única estación de radio propiedad de Francisco de P. Cabrera, la estación era un pequeño cuartito.
CapítuloIII. A l Finalizar la Década
Se puso de moda el patinar sobre ruedas, por lo que se acondicionaron varios lugares como el de los baños Tívloi de San Francisco. A fines de 1928 se inauguró el cine Azteca, donde se efectuaban los “matinees-danzantes” y “El dancing”; En los “jueves alegres”, durante la función de cine había un intermedio donde ponían la letra de las canciones de moda para que todoslas cantaran, rifas y todo esto costaba 50 centavos.
En el Teatro de la Paz llegaron a celebrarse los “bailes de resistencia” que consistían en buscar que pareja duraba más tiempo bailando, las 24 horas del día con pocos momentos de descanso, los premios no valían realmente la pena, algunos duraban 4 o 5 días. Las autoridades terminaron prohibiendo estos concursos.
Llegaron a presentarseespectáculos pornográficos en el Teatro Alarcón, lo cual era muy malo.
Se organizaban festivales aéreos, donde los estudiantes de la escuela de aviación, lucían sus habilidades.
Capítulo IV. Posadas de mis tiempos
En el mes de diciembres todos hacían unas famosas fiestas llamadas posadas, se hacían en casa de don Pancho Robledo, donde ponían un salón de baile improvisado, asistían muchas personas bienconocidas y respetables. Se empezaba con la procesión de los peregrinos. Se pedía la posada cantando un grupo afuera y otro tras la puerta, con sus velitas encendidas, los niños prendían cohetes y luces de bengala. Rompían una piñata de barro, vendaban los ojos al que la rompería, la cual contenía fruta, confeti o harina.
Todos tomaban ponche y bailaban valses, danzones, fox-trots. Para la tercerao cuarta posada, la casa se cambiaba a la de la familia Santos y las últimas posadas se celebraban en casa de don Roberto Halstead. Para la noche del día 24, se contrataba una mejor orquesta, regalos para las damas, premios y mucha alegría.
Capítulo V. Los cines de mi ciudad
Por los primeros años de la década solo había 2 cines: el Othón y el O´Farril, había otros dos pero de menor categoría:el Rosa y el Teatro Alarcón. Antes las exhibiciones cinematográficas se conocían como “la linterna mágica” y que solo duraban cinco minutos en la casa de los señores Almanza.
Después se construyo el salón Rojo, y las “películas” ya duraban 30 o 40 minutos. También estuvo el “Pathe”. El salón Paris duro más tiempo ya que se convirtió en el Teatro Manuel José Othón. El cine europeo pasaba de moda...
tracking img