San manuél bueno, mártir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (945 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAN MANUÉL BUENO, MÁRTIR

Introducción:

San Manuel Bueno, Mártir es una confesión por escrito, el testimonio de que el hombre no puede por sí mismo responder a todas las preguntas que seplantea. Miguel de Unamuno escribió esta obra en 1930, 6 años antes de morir, de ahí que sea considerada como su testamento espiritual, y en ella analiza la historia de un párroco que se replantea su fe.Tras cada personaje se esconde una parte del propio escritor y cada unos de ellos es también una buena muestra de un sector de la sociedad en la que vivió Unamuno, en la que estaba agonizante y perdido,por eso el autor asentó una buena parte de su obra en la búsqueda del sentido de la existencia.

San Manuel Bueno, Mártir se organiza alrededor de la lucha interior y del comportamiento de unpárroco de pueblo, don Manuel, identificado como la representación del sentido trágico de la vida: la voluntad de vivir cómo creyente y la imposibilidad de creer. No nos encontramos frente a un ateísmocorriente, para él la vida sin dios no tiene sentido y el sentido de la vida de Don Manuel es lo que le salva del suicidio, mantener intacta la felicidad ajena es el elemento que le da fuerzas. Junto aDon Manuel hay otros personajes que a pesar de que al principio presenta discordia con el sacerdote, al final terminan aproximándose a él y pensando de forma parecida. Por ejemplo, Ángela es herederade la fe y la tradición más firme, y su hermano, Lázaro, es un ateo convencido que se nos presenta cómo defensor de una vida contraria a la religión. Otro personaje importante es Blasillo, el bobo delpueblo, que para Unamuno representa la inocencia, la fe ciega y la felicidad que deriva de la ignorancia; además éste repite lo que para don Manuel y el propio Unamuno se puede considerar el dramaauténtico: “¿Dios mío, Dios mío!, ¿Por qué me has abandonado?”

Con esta obra Unamuno no pretende amargar al lector, sino le quiere enviar un consejo, si no sirve la ilusión de la vida eterna...
tracking img