Santo tomas de aquino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 43 (10514 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Santo Tomás de Aquino

1 Vida y obras

El más grande de los escolásticos, auténtico genio metafísico y uno de los más grandes pensadores de todos los tiempos, Tomás de Aquino elabora un sistema de saber de índole más aristotélica que platónico-agustiniana, admirable por su transparencia lógica y por la orgánica conexión de sus partes. Italiano por parte de padre (Landolfo, conde deAquino) y normando por parte de madre (Teodora), Tomás nació en Roccasecca (Lacio meridional), en 1221. Recibió su primera educación en la abadía de Montecassino, a donde fue llevado con la esperanza de que contribuyese a la honra de su estirpe. En efecto, el abad de Montecassino era un poderoso señor feudal. Sin embargo, debido a las continuas guerras entre el papa y el emperador, la abadía pronto sevio reducida a un estado de abandono desolador y de triste decadencia. En consecuencia, prosiguió sus estudios en Nápoles, en la universidad que había sido recientemente fundada por Federico II. Allí entró en contacto con la orden dominicana, muchos de cuyos miembros se habían dedicado al estudio y a la enseñanza universitaria. Decidió ingresar en la orden, atraído por esta nueva forma de vidareligiosa, abierta a las nuevas realidades sociales, que tomaba parte en el debate cultural y que se hallaba exenta de intereses mundanos. Su decisión fue firme e irrevocable, a pesar de la oposición que su familia le manifestó de modos diversos. Entre 1248 y 1252 fue discípulo de Alberto Magno en Colonia, donde mostró su talento especulativo muy rápidamente. Invitado por su maestro a exponer supunto de vista sobre una quaestio discutida, Tomás (que era llamado el “buey mudo” por su talante reservado y silencioso) expuso el problema con tanta profundidad y claridad que hizo que Alberto exclamase: “Este, al que llamamos “buey mudo”, mugirá tan fuerte que se hará oír en todo el mundo”.
Cuando en 1252 el maestro general de la orden dominicana pidió un joven bachiller (hoy se lellamaría un profesor ayudante o adjunto) para que iniciase su carrera académica en la universidad de París, Alberto no vaciló en señalar a Tomás. Este enseñó en París desde 1252 hasta 1254 como baccalaureus biblicus y desde 1254 hasta 1256 como baccalaureus sententiarius. Aunque no nos ha llegado ningún texto de sus enseñanzas bíblicas, de sus comentarios a las Sentencias de Pedro Lombardo se conserva elmonumental Scriptum in libros quattuor sententiarum. Asimismo, pertenecen a este período los opúsculos De ente et essentia, De principiis naturae, en los que Tomás expone los principios metafísicos generales que servirán de inspiración a sus posteriores reflexiones. Una vez superados los obstáculos puestos por los maestros seculares, se le otorgó junto a san Buenaventura el título de magister enteología y obtuvo la cátedra de París, donde enseñó desde 1256 hasta 1259. A estos años se remontan las Quaestiones disputatae de veritate, el Comentario al De Trinitate de Boecio, y la Summa contra Gentiles.
Después de este período parisiense Tomás peregrinó (como era costumbre en los maestros de la orden dominicana) por las principales universidades europeas: Colonia, Bolonia, Roma,Nápoles. Pertenecen a este período las Quaestiones disputatae de potentia, el Comentario al De divinis nominibus del Pseudo-Dionisio, el Compendium theologiae y el De substantiis separatis. Llamado a París por segunda vez, para combatir a los antiaristotélicos y a los averroístas, cuyo caudillo era Siger de Brabante, escribe el De aeternitate mundi y el De unitate intellectus contra averroistas, y sededica a la redacción de su principal obra, la Summa theologiae, que había iniciado en su etapa romana y de Viterbo, continuada en París y luego en Nápoles, pero inconclusa. Su salud iba decayendo. A su fiel amigo y secretario, Reginaldo de Piperno, que le exhortaba a terminar su obra, le expresó: Raynalde, non possum, quia omnia quae scripsi videntur mihi paleae. Y ante la insistencia de...
tracking img