Ser alumno hoy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1856 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ser Alumno, Hoy Carina Kaplan
Profesora e Investigadora Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Buenos Aires Y Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Universidad Nacional de La Plata

La escuela es una institución social anclada en un contexto de producción específico y es desde ahí que se deben interpretar las construcciones de sentido que se van configurandoacerca de ella y de sus actores. En un informe reciente titulado “El hambre es un crimen. La infantilización de la pobreza en la Argentina”, se deja en evidencia que en nuestro país el 56,4% de los menores de 18 años son pobres y el 23,6% son indigentes; siendo mayoritarias las provincias que se ubican por encima del promedio nacional. Bajo esta realidad estructural, lo cierto es que la pobreza queatraviesa a las infancias y adolescencias no es sólo una variable a considerar en la cuestión escolar sino más bien una matriz que estructura la trama de las políticas, las prácticas educativas y la producción de subjetividad. Cabe mencionar que opto por referirme a las infancias y las adolescencias en minúscula y en plural, sin que ello connote una posición relativista, sino precisamente porque,dada la heterogeneidad de condiciones materiales y simbólicas que atraviesan a los diversos sectores y grupos, no es posible referirse a una infancia o a una adolescencia en mayúscula y en singular y tampoco hay una sola pobreza en mayúscula y en singular sino que los efectos de la desigualdad no son iguales para todos. Lo anterior me permite sostener que el logro de la homogeneidad debería seguirsiendo una utopía. La heterogeneidad y diversidad se refieren a los condicionamientos de vida de los sujetos y no a sus características intrínsecas que se asociarían a una supuesta personalidad des-socializada y a-histórica. Ahora bien, la pregunta en relación al sistema escolar es la de si podemos pensar en un alumno en mayúscula y en singular con el propósito de tender a la igualación, al menosen el plano de las representaciones simbólicas, dimensión que incide en la configuración de discursos con sentido práctico en la vida cotidiana de la sociedad y en la de las instituciones. Estos niños y adolescentes con constricciones heterogéneas y diversas se transforman en alumnos en el sistema escolar. Esta alquimia social es la que da fuerza simbólica a la escuela para tender a superar elhorizonte vital de los alumnos. El ser alumno, la condición estudiantil, es una categoría peculiar que se va transformando históricamente conforme se transforman las sociedades. La interrogación es, por tanto, acerca de “cómo se mira” hoy a la pobreza y a la violencia estructural que condiciona fuertemente a los niños y adolescentes que habitan las escuelas o bien a aquellos que están en sus bordes.¿Es la escuela un espacio de resistencia o funcionan en su interior los mecanismos de la relegación de los estudiantes atravesados por la exclusión; o ambas cuestiones coexisten en el espacio escolar? A su vez, desde la sociedad, ¿es la escuela mirada como un lugar posible de mayor justicia para los niños y adolescentes o es una institución que perdió eficacia simbólica en los

1

procesos desocialización y biografización? Si la escuela perdió legitimidad ¿lo ha hecho para todos los individuos y grupos? ¿No será acaso una lectura apresurada la de afirmarse en la pérdida de sentido de la escuela? En todo caso habría que repreguntarse: ¿qué sentido? ¿Para quiénes? Los resultados de nuestras investigaciones evidencian el hecho de que los estudiantes marcados en sus trayectorias vitalespor procesos de exclusión de diversos tipos tienden a percibirse a sí mismos como causa última de su propio fracaso; se desacreditan como producto del descrédito del que han sido objeto. Ello se debe a que, a contracorriente de la representación propia del sentido común, las dos dimensiones constitutivas de la experiencia temporal, las esperanzas subjetivas y las posibilidades objetivas, no son...
tracking img