Ser maestro ¿vale la pena? por carina rattero.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5269 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología
Dirección Nacional de Gestión Curricular y Formación Docente

Ser maestro ¿vale la pena?
Por Carina Rattero.

¿Ser maestro vale la pena? Una
pregunta impertinente. Tal vez no del
todo ociosa, si es que pensamos que ser
maestro, todavía, vale la pena. Aun
cuando concite entre docentes la
inmediatez de una respuesta.... ¿Sepuede pensar o decir algo nuevo?
Mientras los humanos sigamos
vinculándonos en la trabajosa tarea de
vivir- educando... Ese enigma mudo de lo
que está ahí, esas presencias y miradas
que nos sumen simultáneamente en la
perplejidad y el deslumbramiento. Esos
vacíos nos impulsan a inventar y
construir...
Entre pena (res) y valías, ¿vale la
pena?
Exploremos sentidos... Penasignifica
cuidado, dificultad, trabajo, aflicción,
dolor, tormento... Veamos si vale. Y
compartirán conmigo, depende. Depende
de cuál y cuánta pena.... ¿Es necesario
penar para enseñar? (si tomamos pena
como trabajo, cuidado, dificultad...es una
cosa. Si es tormento, dolor o sacrificio es
otro cantar...).
Valer en uno de los sentidos posibles, es
producir, dar ganancias o interés...Lo
que invierto y lo que gano...Términos del
mercado. Se venden y compran
mercancías, bienes de consumo. Pero
esta idea mercantilista no va en el
sentido que quisiera proponerles pensar
la educación: como derecho, necesidad,
donación y posibilidad. Espacio de
invención de mundos y de construcción
de lo común.
También pena como inversión... ¿Vale la
pena que me arriesgue?,¿vale la pena
la constancia?, ¿vale la insistencia, la
apuesta, la espera...? Vale.
Vale, lo que tiene valor y valía.
Interesante pensar el valor de lo que es
valioso en educación (y no meramente
útil). Lo que tiene valía... ¿Qué es lo
valioso? Un tesoro, aquello a ser
preservado en la cultura, a ser
transmitido. “Se trans-miten el fuego
sagrado, los grandes secretos, aquellocuya preservación da a una comunidad
razón de ser. Aquello que no hay
derecho a olvidar ni a guardar para sí...”
(Debray 1997).
1

Los chicos son valiosos. La infancia, su
promesa… Y aquí es interesante “tener
en cuenta lo que desafía las cuentas”.
Esa venida imprevisible e incalculable
del otro.
Lo valioso no tiene medida. No vale ser
mezquino si se es educador.
2
Porquecuando se trata de dar, ofrecer aquello
valioso que abre el mundo a otros
paisajes y colores... vale, extenderlo,
contagiar. Vale la desmesura y la
abundancia en el ofrecimiento.
Valer o valor, referido a una persona, es
tener capacidad para cuidarse por sí
misma. Un adulto es quien puede
valerse por sí mismo. Es necesario
cuidar de sí para cuidar a otros.
Entre otrossentidos está también:
cualidad de los valientes... Tener la
fuerza o valor que requiere una tarea...
¡Tamaña empresa la de educar!
¡Ambiciosa pretensión la de producir
modificaciones en otros! Sin embargo,
maestros y profesores somos artistas de
lo nimio. La enormidad de una tarea, la

1
Debray ( 1997) Transmitir. Manantial: Bs.As
Pág. 21
2
Es a Graciela Frigerio a quien debo esta
enseñanza (1996-1997) fue ella quien a contrapelo
de todas las políticas de ajuste educativo, nos
marcó reiteradamente esta necesidad de pensar
toda incompatibilidad entre amarrete y educador. 2
misma eternidad, va construyéndose,
gesto a gesto, trabajosamente, en la
fugacidad de cada instante.
3
Es que la pedagogía hasido siempre
una forma de la predicación entusiasta.
Sin ese entusiasmo, esa terquedad o
perseverancia que nos caracteriza a los
educadores, sería difícil pensar esta
tarea que se concreta en contra de la
evidencia (Alliaud, Antelo 2006). “Lo
adverso es entonces el reverso mismo
de su posibilidad”
4
Educamos a pesar .
de los pesares y penares cotidianos... (a
pesar de las...
tracking img