Sexualidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1490 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Como casi todo el mundo, a la edad de 12 o 13 años, en plena guerra civil, empecé a descubrir mi sexualidad, pero aquello no pasaba de inocentes toques y juegos inducidos por los comentarios de los chicos mayores que, a veces, llegaban a producir cierto placer en mi cuerpo de niño.

El cambio real y notable empezó primero mentalmente, y luego físicamente. De repente me di cuenta de que existíanlas mujeres; antes sólo eran como los chicos, pero más frágiles y yo las dividía en madres y hermanas, pero ahora eran unos seres extraños que me atraían por su olor, por su forma de andar, por su pelo, por su cintura, por sus pechos….., sobre todo por sus pechos. Supongo que todavía quedaban en mí reminiscencias de mi época de lactante que, mezcladas con el despertar de mis hormonas y loscomentarios de los demás chicos, hacían que esa parte de la anatomía femenina me fascinara de una forma extraña. En más de una ocasión, ese estado de hipnosis que el bamboleo del pecho femenino me producía, me costó una tarascada de mi madre o de alguna de mis hermanas.

Físicamente, mi cuerpo comenzó a seguir a mi mente un poco más tarde. Me comenzaba a salir bello por el pubis, y la piel de mi penese empezaba a oscurecer. Además me daba cuenta de que cuando jugaba con él, ni el tamaño ni el placer eran igual que antes; ahora el tamaño empezaba a ser considerable y disfrutaba mucho más, aunque en realidad tampoco sabía masturbarme como me explicaban los demás chicos.

Por aquel entonces empecé a espiar a mis hermanas por el ojo de la cerradura mientras se bañaban; Era una de esas antiguascerraduras con un gran ojo, a través de la cual daba rienda suelta a mis primeras fantasías, pero ni el pecho de mi hermana mayor bien formado, ni el incipiente de mi otra hermana conseguían que me sintiera bien, es más, tenía unos remordimientos que me hacían salir disparado hacia la iglesia en cuanto podía.

La cosa cambió la primera vez que vi a Amparo.

Amparo era la asistenta que teníamosen casa. Mi padre tenía una buena posición y una profesión que, además de ayudarle a no ir a la guerra, nos permitía tener una criada como se las llamaba entonces. En realidad, Amparo era más que una criada, era la hija de una prima de mi madre, que por no quedarse en su pequeño pueblo, y tener algo más de futuro, vino a vivir con nosotros y a ayudar en las tareas del hogar, a cambio de unpequeño sueldo. La verdad es que el trato era como el de una más de la familia.

Amparo no era excesivamente guapa, pero tenía algo atractivo en su rostro; era racial, con pelo negro largo y ondulado, pobladas cejas negras y cara angulosa. Podría haber pasado perfectamente por gitana, aunque de tez más clara. Lo realmente asombroso mí, era su cuerpo; un cuerpo esbelto pero con unas marcadas formas demujer, grandes pechos, ancha cadera, largas piernas y toda la lozanía que lo otorgaban sus 18 o 19 años. Su olor era especial; cuando pasaba a mi lado, su aroma me envolvía y causaba en mí unas sensaciones muy extrañas que hasta bastante tiempo después no supe que era excitación. Era de ese tipo de mujeres que deben de tener unas feromonas muy potentes que atraían a los hombres hacia ella de formairremediable.

Yo no era el único que reparaba en su cuerpo y me sentía atraído por ella, ya que en más de una ocasión había visto como mi padre no podía apartar la vista del gran escote que le hacía la bata de mi madre que le venía bastante pequeña.

Un día, mi madre y ella tuvieron que asistir al velatorio de un joven del pueblo que había muerto en la guerra, cosa que no era muy habitual poraquellos lares, ya que no estábamos en una zona especialmente conflictiva, aunque sí que había muchos hombres jóvenes que participaban en ella.

Aunque la costumbre era estar toda la noche velando al difunto, mi madre hizo regresar a casa a Amparo para que ayudase preparar la cena y atendiese a mi hermana mayor, que se encontraba enferma, así que después de cenar todos juntos menos mi madre,...
tracking img