Shock de el futuro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1815 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

Este libro trata de lo que le pasa a la gente que se siente abrumada por el cambio.
Trata del modo en que nos adaptamos —o dejamos de adaptarnos— al futuro.
Mucho se ha escrito sobre el futuro. Sin embargo, la mayoría de los libros sobre el
mundo venidero tienen un áspero sonido metálico. Estas páginas, por el contrario,
se ocupan de la cara «suave» o humana del mañana. Másaún: se ocupan de los
pasos que hemos de dar para poder alcanzar el mañana. Tratan de materias
corrientes y cotidianas: los productos que compramos y los que rechazamos, los
sitios que dejamos atrás, las corporaciones en que vivimos, las personas que
pasan, cada vez más de prisa, por nuestras vidas. Sondean el futuro de la amistad
y de la vida de familia. Investigan extrañas y nuevas subculturasy estilos de vida,
junto con una serie de temas diversos, desde la política y los campos de deportes
hasta los vuelos espaciales y el sexo.
Lo que les sirve de lazo de unión —en el Libro, como en la vida— es la estrepitosa
corriente del cambio, una corriente hoy tan poderosa que derriba instituciones,
trastorna nuestros valores y arranca nuestras raíces. El cambio es el fenómeno por
mediodel cual el futuro invade nuestras vidas, y conviene observarlo atentamente,
no sólo con las amplias perspectivas de la Historia, sino desde el ventajoso punto
de vista de los individuos que viven, respiran y lo experimentan.

La aceleración del cambio en nuestro tiempo es, en sí misma, una fuerza elemental.
Este impulso acelerador acarrea consecuencias personales y psicológicas, y tambiénsociológicas. En las páginas que siguen se exploran sistemáticamente, por primera
vez, estos efectos de aceleración. El libro sostiene, espero que con diafanidad, que,
a menos que el hombre aprenda rápidamente a dominar el ritmo del cambio en sus
asuntos personales, y también en la sociedad en general, nos veremos condenados
a un fracaso masivo de adaptación.
En 1965, en un artículo publicadoen Horizon, inventé el término «shock del futuro»
para designar las desastrosas tensión y desorientación que provocamos en los
individuos al obligarles a un cambio excesivo en un lapso de tiempo demasiado
breve. Fascinado por este concepto, empleé los cinco años siguientes en visitar
numerosas universidades, centros de investigación, laboratorios y oficinas del
Gobierno; en leer innumerablesartículos y documentos científicos; en interrogar a
centenares de técnicos sobre diferentes aspectos del cambio, sobre las formas de
comportamiento y sobre el futuro. Premios Nobel, hippies, psiquiatras, físicos,
hombres de negocios, futurólogos, filósofos y profesores me expresaron su
preocupación por el cambio, su ansiedad por la adaptación, su miedo del futuro.
Salí de esta experiencia condos convicciones turbadoras.

Primera: vi claramente que el «shock» del futuro ya no es un posible peligro
remoto, sino una verdadera enfermedad que afecta a un número creciente de
personas. Este estado psicobiológico puede describirse en términos médicos y
psiquiátricos. Es la enfermedad del cambio.

Segundo: me espantó, gradualmente, lo poco que saben hoy en día de
adaptabilidad tantolos que exigen y producen grandes cambios en nuestra
sociedad, como aquellos que pretenden prepararnos para hacer frente a tales
cambios. Graves intelectuales hablan enérgicamente de la «educación para el
cambio» o de la «preparación de la gente para el futuro». Pero, virtualmente, nada
sabemos sobre la manera de hacerlos. En el medio más velozmente cambiante con
que jamás se haya enfrentado elhombre, seguimos ignorando lastimosamente las
reacciones del animal humano.

Tanto nuestros psicólogos como nuestros políticos se sienten turbados por la
resistencia, aparentemente irracional, al cambio de que dan muestras ciertos
individuos y grupos.

El jefe de empresa que quiere reorganizar un departamento, el profesor que quiere
introducir un nuevo método de enseñanza, el alcalde...
tracking img