Significación y sociedad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4445 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA MEMORIA EN LA TRADICIÓN CULTURAL
Juan José Prat Ferrer y L. M. Almudena García Alonso

La tradición oral y la palabra escrita
El interés por la oratura (más que por las tradiciones populares orales) comienza a desarrollarse a mediados del siglo pasado, época en que los organismos internacionales empezaban también a reflejar una preocupación por preservar el patrimonio intangible, sobretodo el de las culturas subalternas, dado el peligro que se había creado a causa de la cada vez más intensa globalización, dominada por las culturas hegemónicas de Occidente.
La sociedad occidental había estado dividida durante mucho tiempo en clases y estamentos; el trato entre los individuos de clases diferentes estaba regido por patrones muy formalizados y se producía en ocasiones muyespecíficas y solo para que la sociedad pudiese funcionar. No nos debe sorprender el gran desconocimiento que las clases cultas, cada vez más urbanas, sobre todo a partir de la creación de las universidades y luego con el Renacimiento, demostraban del mundo en que los analfabetos vivían y de las culturas que entre ellos se desarrollaban.
Cuando aparece la palabra escrita, la tradición oral asume unaserie de contenidos “resistentes” al suponer una forma de expresión mucho más generalizada que el código del pictograma, jeroglífico o alfabeto, reservados solo a unos pocos durante mucho tiempo. Esta tradición se ha mantenido en las sociedades occidentales, incluso a pesar de la alfabetización y de la influencia cultural de los medios de comunicación, quizás por constituir la forma de expresiónbásica de las clases menos dominantes de la cultura popular o rural en contraposición con la cultura urbana o impresa.
Por otra parte, según la alfabetización se expandía y la escritura se convertía cada vez más en el medio principal de comunicación social y de memoria colectiva, los alfabetizados fueron olvidando la cultura oral, que se redujo a los ámbitos de los obreros y los campesinos, por unlado, y de las mujeres, por otro. Con el uso de la letra escrita, la población dominante fue perdiendo la capacidad de memorizar y de recrear largos relatos para los demás. No obstante, la memoria ya había interesado desde muy antiguo. En el año 400 a. C. se escribió un tratado titulado Dialexis, del que nos queda un fragmento y que trataba sobre la atención y de las maneras de cómo mejorar lamemoria.
Durante muchos años e incluso siglos, el poder de la palabra fue controlado por los poseedores del verbo: curas, maestros y alcaldes, que eran investidos con ella por parte de los poderosos para ser utilizados posteriormente como portavoces de sus ideologías. A este respecto, cabe destacar el hecho del elevado nivel de analfabetismo en la España rural de hace no más de sesenta años.
Hastael siglo XIX, las tradiciones populares habían sido consideradas supersticiones o aberraciones por parte de teólogos y humanistas, o sencillamente habían sido menospreciadas por la sección más culta de la sociedad, si es que llegaba a conocerlas. Pero en el siglo XIX pasaron a convertirse en objeto de interés y estudio, siempre que fueran consideradas como vestigios de un pasado antiguo nacionalque se resistía a ser olvidado. El cambio conceptual que en este siglo se produjo en cuanto a la concepción de la cultura (de lo mecánico a lo orgánico), la reacción contra la razón y la orientación del pensamiento hacia la naturaleza se manifestó sobre todo en la valoración de la nobleza natural de esa masa indiferenciada que constituía el pueblo campesino (visto desde el punto de vista de loseruditos urbanos), nobleza que se equiparaba a la inocencia infantil y la del buen salvaje. Esta idea se iba desarrollando cada vez con más fuerza en la Alemania de Herder, donde la mayor parte de la población campesina vivía aún en un régimen feudal, y donde las clases dirigentes habían adoptado la cultura francesa. No es de extrañar que los pensadores nacionalistas alemanes valoraran más la...
tracking img