Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1058 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Identificando prohibiciones que afectan la comunicación dialógica.
Ana María Pichardo Sánchez.
Actividad 10
Mi opinión sobre lo que vivió Galileo fue algo que en esa época era muy común el tratar a los científicos como hereje pero a pesar de eso no se rindió y pudo defenderse y defender sus ideas.

Transcribe en el archivo anterior todos los dichos de Galileo que según tu punto de vista,reflejen la posición que toma.

No falto quien temerariamente aseguro que ese decreto provenía no de un examen atento, sino de una pasión poco informada, y se oyeron también voces que afirmaban que, consultores totalmente ajenos a las observaciones astronómicas, no debían, con esa prohibición repentina, cortar las alas a las mentes especulativas.
. No pude callar al oír la temeridad de tanlamentables hechos. Consideré oportuno, como perfecto conocedor de aquella prudentísima determinación, aparecer públicamente en el teatro del mundo, como testimonio de sincera verdad.
Obtuve no sólo audiencia, sino también el aplauso de los más eminentes prelados de aquella Corte; y no sin mediar alguna previa información mía, apareció tal decreto.
intentaré demostrar que todas las experiencias quese pueden hacer en la Tierra resultan medios insuficientes para concluir su movilidad, pero que indiferentemente pueden adaptarse con igual derecho a la Tierra en reposo; y espero que en este apartado se revelarán muchas observaciones desconocidas en la Antigüedad.

NONo faltó quien temerariamente aseguró que ese decreto provenía no de un examen atentoobtuve no sólo audiencia,no sólo los dogmaspara la salud del alma, no a esa otra que habla del reposo absoluto de la Tierra,no nace de no tener conocimiento de cuanto otros hayan pensado | SINO, sino de una pasión poco informada, sino también el aplauso de los más eminentes prelados de aquella Corte, sino también ingeniosos hallazgos para delicia de las mentessino como quien se defiende de algunos que, de profesión peripatéticos, tienen deello sólo el nombresino, y aunque no fuera por otra cosa, de esas razones que la piedad, la religión, el conocimiento de la divina omnipotencia y la conciencia de la debilidad del ingenio humano, nos imponen. | AL DISCRETO LECTORSe promulgó hace unos años en Roma un edicto saludable, que saliendo al paso de algunos peligrosos escándalos de la edad presente, imponía oportuno silencio a la opiniónpitagórica de la movilidad de la Tierra. No faltó quien temerariamente aseguró que ese decreto provenía no de un examen atento, sino de una pasión poco informada, y se oyeron también voces que afirmaban que, consultores totalmente ajenos a las observaciones astronómicas, no debían, con esa prohibición repentina, cortar las alas a las mentes especulativas. No pude callar al oír la temeridad de tanlamentables hechos. Consideré oportuno, como perfecto conocedor de aquella prudentísima determinación, aparecer públicamente en el teatro del mundo, como testimonio de sincera verdad. Me encontraba por entonces en Roma; obtuve no sólo audiencia, sino también el aplauso de los más eminentes prelados de aquella Corte; y no sin mediar alguna previa información mía, apareció tal decreto. Por tanto, esmi intención en el presente trabajo, mostrar a las naciones extranjeras que sobre esta materia se sabe tanto en Italia y particularmente en Roma, cuanto jamás haya podido imaginar la escrupulosa mente ultramontana; y, recogiendo todas las especulaciones referentes al sistema copernicano, hacer saber que el conocimiento de todas ellas precedió al decreto en la censura romana; y que en estadisposición y en este clima salen no sólo los dogmas para la salud del alma, sino también ingeniosos hallazgos para delicia de las mentes.Con este fin, he tomado en el discurso la posición copernicana, procediendo en pura hipótesis matemática, e intentando por cualquier camino ingenioso presentarla como superior, no a esa otra que habla del reposo absoluto de la Tierra, sino como quien se defiende de...
tracking img