Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (798 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un gato travieso y un león herbívoro
Por Osvaldo Bayer

Mientras las brasileñas se ponían ligeras, los alemanes prepararon en sus jardines –con invitados– uno o dos televisores para asistir alMundial. El menú fue igual en toda Alemania: grandes ollas calentaban salchichas de todos tamaños, y en las fuentes de cocina ya esperaba la habitual Kartoffelsalat, ensalada de papas. Y empezó elpartido en Yokohama. Empezó bien Alemania, desconocida: buenos pases, velocidad, excelentes jugadas, pero cuando los brasileños se fueron despertando, el público alemán se fue poniendo serio y cada vez conmás apetito ansioso por las salchichas. Gran parte de los comensales se había puesto una careta del arquero Olli Kahn que trajo un diario y que muestra al arquero alemán con su gesto característicode la boca abierta como si pegara un rugido leonino.
Porque adentrémonos en la más profunda verdad: lo que quería el público alemán no era tanto el campeonato mundial, sino que Olli se consagrara elmás grande arquero de todos los tiempos, no dejando pasar ningún tanto por la raya de su arco. Los titulares de los periódicos ya lo decían, por ejemplo, cuando Alemania le ganó a Surcorea y llegó a lafinal, un diario tituló: “Olli Kahn llegó a la final” (los otros en forma similar). Y ayer, a la mañana, el matutino de más venta, titulaba: “Hoy somos todos Olli” (y no, por ejemplo, hoy seremoscampeones del mundo”).
A medida que se masticaban más salchichas y Ronaldo se fue aproximando cada vez más a Olli, la nerviosidad germana fue en aumento. Hasta que vino el primer gol de Ronaldo. ¡Nopodía ser! ¿Que a Olli le hayan metido un gol? No. Algunos dejaron de comer las salchichas y se retiraron a cantar alguna oda al Rhin o a pasearse por los bosques recitando a Goethe. Los demás, en absolutosilencio aguantaron estoicamente hasta la rendición incondicional. Otro gol a Olli. Ronaldo, con su cara de gato de albañal, pícaro, atorrante.
Todo estaba dicho.
Olli, deprimido, yacía sentado...
tracking img