Tercer género lingüístico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2194 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Identidad y orientación: La importancia social del lenguaje en cuestiones de género.

Utilizamos el lenguaje para definir el mundo. Asignamos un nombre a cada objeto y flexionamos la gramática para dar forma al contenido y comunicarnos. Como hemos visto más arriba, lo estrictamente lingüístico se queda en eso, sin embargo, la lengua es objeto de manipulación para crear determinadas imágenessociales, para incidir en el individuo una idea u otra de un aspecto social.
Esta coyuntura puede darse porque las palabras en sociedad no son sólo palabras, sino que contienen una carga de significado atribuido, implícito.
Las terminaciones que lingüísticamente asignan el género femenino, llevan una pesada carga social negativa. Lo mismo ocurre con los adjetivos que asignan lo femenino y quearrastran un contenido peyorativo.
El adjetivo afeminado, por ejemplo, es sinónimo de cobarde. El lenguaje parece estar dedicado al hombre (no al humano, se entiende), en el sentido de acercar a él los adjetivos, es decir, de hacer para él los adjetivos, buenos y malos, porque no habrá mujer a la que le digan que es afeminada, cuando quieran decirle que es cobarde. Por lo tanto el adjetivo tiene unacarga de significado diferente en su flexión de género en función de a quién se aplique.

El tercer género: Ello.

Dentro de los límites estrictamente lingüísticos, abordar la cuestión de los géneros es muy sencillo. La cosa se complica cuando hay una tangente en la sociedad, un grupo social que la mayoría, debido a su tradición ideológica no quiere aceptar de entrada. Los transexuales yhomosexuales han significado (y aun significan) una amenaza para la propia identidad de la mayoría. Para que un grupo marginal sea aceptado ha de pasar tiempo, como mínimo una generación (y a veces más), y en los primeros pasos de su visibilidad nos encontramos frecuentemente con la intención de asignar un nuevo género, un tercer género, para ellos, por parte de la mayoría. Hoy en día no se leocurriría a (casi) nadie decir que una mujer homosexual no es “ella”, o que un hombre homosexual no es “él”, sin embargo en los primeros pasos de su incursión en la esfera social, para obtener el puesto de entidad existente dentro del cómputo total de la sociedad, se les ha atribuido el “ello”.
No era extraño leer en periódicos españoles de los sesenta y setenta titulares como “El tercer género” o“Homosexuales, ni hombre ni mujer: ello”, para hablar de una incipiente comunidad desviada: la comunidad homosexual.

Atribuir a este grupo el género lingüístico neutro “ello” soporta una tremenda carga peyorativa cuyo significado implícito más evidente es el de la exclusión. Por estrafalario que nos parezca ahora, desde nuestra “avanzada” generación, el primer escalón en el camino hacia la inclusiónsocial consiste precisamente en lo opuesto: la exclusión. Esos titulares, si traducimos su carga social de significado, vendrían a decir: “Este grupo social existe, pero tranquilos, no es algo que forme parte de nosotros”.

La trasgresión del género lingüístico.

1. Experimentos incómodos.

Algo que reflejan de manera tan acertada como curiosa las autoras Ángela Goddard y Lindsey MeânPatterson en su libro Lenguaje y Género, se refiere a la cuestión de la trasgresión del género lingüístico.
Como experimento aislado y sin una intención real de activismo, en su ensayo, que contiene reflexiones, ejemplos, noticias y ejercicios sobre el género en el lenguaje, intercalan el masculino genérico con un femenino genérico indistintamente, en una misma oración, para referirse a un mismo sujeto.Por lo tanto no es extraño leer frases como esta:

“El maestro no entiende que los alumnos lleguen tarde cuando ella es siempre puntual.”[1]

En esta oración el sujeto es “el maestro” y el pronombre personal “ella” hace referencia a ese sujeto, lo cual gramaticalmente es incorrecto. La sensación constante al leer el ensayo es de pérdida y confusión. A pesar de que las autoras advierten en...
tracking img