Testimonio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (346 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Es necesario abrir los ojos espirituales diferenciar cuando algo viene de Dios y cuando son ataques del enemigo.
Por ejemplo: yo había entregado 3 cotizaciones en un prestigioso hotel de lalocalidad, estaba confiada en que esos proyectos eran míos, anteriormente había hecho trabajos allí; conocían el movimiento y habían personas que me tenían gran estima y me ayudaban.
Me sentí confiada, paramí era un hecho y sobre todo Dios sabía que yo necesitaba ese dinero.
Un buen día me llamaron para decirme que por un error que cometió alguien que trabajaba para mí, las tres (3) cotizaciones habíansido rechazadas, mi nombre había quedado muy mal. Llore mucho pero al final dije: es que Dios debe tener algo mejor para mí; sin embargo, yo sentía que algo no andaba bien.
Un día decidimos miesposo y yo orar y reprender todos aquello que estuviera reteniendo mis finanzas; a los cinco (5) días me llamaron para otro proyecto, bendito sea Dios.
Fue entonces cuando reaccione, confirmé y dije:esto no era de Dios era ataque del enemigo.
Como mi Padre Celestial es tan misericordioso me regalo otro proyecto, sin embargo, haciendo una sana comparación descubrí: el primer proyecto solo exigíael 15% de mí tiempo (Dios tendría la mayor parte). El segundo requería del 70% de mi tiempo (yo tendría que esforzarme más para estar a los pies de Dios).
Las ganancias del primer proyecto eranel doble que las del segundo. Hay quienes podrán decir “castigo” pues no, es una hermosa lección de amor. Como “El Señor es mi pastor y nada me falta” (salmo 23,1), suplió mis necesidades peropermitió mi tribulación para que pudiera despertar los ojos espirituales y en adelante me mantenga en pie de guerra para defender mis bendiciones.
Pídele al Espíritu Santo que abra tus ojos espirituales yte revele cuando es un no de Dios y cuando es el enemigo, pues la palabra del Señor dice: “Sed sobrios y velad; vuestro adversario el diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar” (1...
tracking img