Topogigio y guss

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (519 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TOPIGIGIO Y GUSS
Topigigio era un ratoncillo de ciudad que vivía tranquilamente en una gran casa, con todos los lujos que ningún ratón pudiera imaginar: siempre encontraba agua tibia para bañarse,comida aún caliente, ropa de abrigo o lo que fuera. Con él vivía un tipo raro, Guss, que misteriosamente, a pesar de tener todos esos lujos, cada día renunciaba a una o dos de ellas. Se lavaba con aguafría teniéndola caliente, o de roer cebollas teniendo al lado un trozo de queso. Y lo peor era cuando trataba de convencer al bueno de Topogigio para que también lo hiciera:
Ven, hombre, tevolverás un ratón más duro. ¡Que te estás convirtiendo en un sensible!, le decía.
El pobre Topogigio se daba un giro, se envolvía en su camita calentita y se ponía a leer, pensando cómo podía haber todavíaratones tan brutos.
La desdicha quiso que una noche cayera tal lluvia en la ciudad, que su ratonera de quedó totalmente inundada. Trataron de salir, pero el frío era insoportable y no creyeron podernadar en tanta agua, así que decidieron esperar. Pasaban los días, seguían rodeados de agua, y ya no tenían comida. Guss aguantaba bastante bien, pero el bueno de Topogigio, privado de su baño, sucomida y su ropa, estaba a punto de volverse loco. Era un ratón culto, que había estudiado mucho, y sabía que no aguantarían más de tres días sin comida. Ya no resistía más así que decidió lanzarse alagua y empezar a nadar hasta salir de la ratonera.
Cuanto tocó el agua fría , Topogigio dio media vuelta. No podía con aquel frío, ni con tanta hambre Guss, lo aguantaba bastante bien, y comenzó anadar, al mismo tiempo que animaba a su compañero a hacer lo mismo. Pero Topogigio estaba inmovilizado, no podía soportar su terrible condición, y ni siquiera podía pensar con claridad. Entonces vio aGuss, al que lo llamaba bruto, y entendió que era más sabio de lo que aparentaba, Guss podía cavar con sus patitas sin importar que se pusieran moradas por el frío. Con esos pensamientos, y una...
tracking img