Trabajo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1078 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
POR EL AMOR DE UN HOMBRE 1º Secundaria 1065

Juan Thornton vivía solo en el campamento a orillas del Río Blanco. Lo habían dejado sus compañeros cuando se le helaron los pies durante el pasado diciembre. Cojeaba algo cuando le salvó la vida a “Buck”. Poco a poco la cálida temperatura le fue curando hasta dejarlo sano.

Aquel hombre no sólo lehabía salvado la vida, era el amo y maestro ideal, lo cuidaba como si fuera su propio hijo porque no podía contener los impulsos de su cariño.

“Buck” no encontraba mejor manera de expresar su cariño que morder la mano de su dueño tan larga y fieramente, que mucho después quedaba la huella de los dientes en la carne.

Algunas veces los viajeros se le acercaban con caricias y mimos; pero“Buck” los recibía con disgusto y se alejaba gruñendo de los hombres demasiado efusivos.

Cuando llegaron los socios de Thornton, Hans y Pete, ni siquiera fijó en ellos su atención, hasta comprender que algún lazo los ligaba a su dueño; desde entonces los toleró.

Un día descansaron hombres y perros sobre la cumbre de un acantilado que se alzaba sobre el lecho del río, a sesenta metros de altura. AThornton se le ocurrió una idea caprichosa. Llamó a Hans y Pete para que se fijaran en la experiencia que pensaba hacer y gritó: “¡Salta Buck!” tendiendo imperativamente el brazo hacia el precipicio. “Buck” brincó sin vacilar y Thornton tuvo que hacer un esfuerzo enorme para detener su vuelo mortal; asistido de Hans y Pete consiguió salvar al fiel servidor.

-Este perro es terrible -objetó Pete,después de pasado el susto.
Thornton movió la cabeza y dijo:
-Es más bien espléndido y único. ¡Si supieran que a veces me da miedo!

-No seré yo quien te levante la mano en su presencia –afirmó Pete con aire de convicción, mientras movía la cabeza mirando a “Buck”
-¡Yo tampoco! –asintió Hans.
Aún realizó “Buck” otra hazaña durante aquel invierno. Durante una conversación en el Salón Dorado,los buscadores de oro ensalzaban los méritos de sus perros favoritos.

Las hazañas de “Buck” fueron el blanco de sus conversaciones y Thornton salió calurosamente en su defensa. Uno de los interlocutores afirmó que su perro podía hacer arrancar un trineo de quinientas libras de peso; otro alardeó de que su perro podía con seiscientas, y un tercero se atrevió a blasonar de que el suyo lo hacíacon setecientas.

-¡Bah! –dijo despectivamente Thorton, “Buck” es capaz de arrancar con mil libras de peso.
-¿De veras? ¿Y será capaz de caminar así un centenar de metros?
Preguntó Matthewsson, ricachón de la comarca.
-Sí, es capaz-contestó Thornton.
-Bueno –agregó Matthewsson en alta voz para que lo oyeran todos.
-Pues yo apuesto mil dólares a que no. Diciendo esto, puso sobre el mostradorun saquito de polvo de oro.

Todos callaron, la fanfarronada de Thornton, si es que lo era, iba a descubrirse. No sabía si “Buck” podría con semejante carga. “¡Mil libras!” “¡Media tonelada!”. La enorme cantidad lo aterraba. Lo peor era que ni él, ni Hans, ni Pete, ni los tres juntos tenían los mil dólares.
-A la puerta tengo el trineo, cargado con veinte sacos de a cincuenta libras -agregóMatthewsson con ironía –No es necesario esperar, vamos a probarlo.
Thornton guardó silencio. Miró a todos los presentes. Clavó sus ojos en Jim O´Brien.
-¿Me puedes prestar mil dólares? –le preguntó con voz baja.
-Sin duda –repuso O´Brien arrojando una bolsa llena de oro junto a la de Matthewsson .- Lo único que temo es que el animal te haga perder la apuesta.

Pronto se reunieron en torno altrineo algunos centenares de hombres. Muchos apostaban dos contra uno a que “Buck” no podría arrancar. Ya no había postores. Nadie creía que “Buck”fuera capaz de realizar tan difícil empresa.

“Buck”, contagiado de la general excitación, presentía que algo grande había de realizar por Juan Thornton.
Thornton se arrodilló al lado de “Buck”, agarró entre sus manos la cabeza del animal y le...
tracking img