Transtornos mentales la razon de hitler

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5012 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO 1

ENFERMEDADES MENTALES LA RAZON DE LOS LIDERES MUNDIALES.

1.1) HITLER

Setenta años después de la desaparición física Hitler un historiador español decidió nombrar a Hitler y a su legado como el segundo suceso más impactante después de Jesucristo esto debido a que siempre está bajo la mirada general de críticos y analíticos, además de la sociedad en general.

Por dellegado de Hitler se han inspirado millones de libros de hecho es el que más libros a inspirado en el siglo XX además de que a sido protagonista de cientos de documentales y claro que hasta el cine a llegado pero todo esto a ocasionado que se tengan varias perspectivas muy diferentes a continuación se hará un análisis completo sobre el verdadero y real comportamiento del líder germano.

Para elpsiquiatra español Vallejo-Nágera (1980), los estereotipos hitlerianos que circulan son los que construyeron sus enemigos y vencedores, quienes al amparo del repudio legítimo por el genocidio judío no le perdonaron nada de lo que hizo o dejó de hacer.

A este tipo que inventó el Volkswagen, la blitzkrieg y las terroríficas sirenas de los Stukas le negaron hasta el mínimo resquicio de razón: segúnellos el hombre debía estar totalmente loco y desquiciado, o poseído por algún númen diabólico. Era incapaz de tener sentimientos y siquiera de comportarse amablemente. Aquellos que lo siguieron eran estúpidos o estaban hipnotizados.

Era además un caudillo inepto: sus éxitos se debieron a errores o descuidos de sus adversarios. Los Generales ganaban las batallas por él, mientras que las derrotasfueron todas responsabilidades suyas.
Sus arranques enérgicos o de furia liderezca eran "arrebatos histéricos
Cuando levantaba la voz no gritaba, sino "aullaba". Ciertos autores, basándose en el testimonio de renegados nazis como Rauschning (1940/1940) y de amigos de juventud de Hitler (Kubisek, 1955/1954), hablan de su "mirada fija y sin vida" o "alucinada", cuando algo que particularmentese destacó en su tiempo entre sus fieles fue la llamada "mirada de águila", que se nota en la mayoría de las imágenes conservadas como reconcentrada y analítica.

Su físico, bastante dentro del promedio del hombre del pueblo por cierto, fue satirizado al punto de connotarlo con frecuencia como el de un "hombrecillo insignificante" y hasta "repugnante". (Recuerdo que un amigo mío influido portales leyendas me dijo creer que Hitler era un enano, y se sorprendió mucho cuando le revelé que medía 1.73 mts.; talla mayor que las de Napoleón, Mussolini o Stalin entre otros.

Aquel individuo tan repugnante, bizarro e inepto según sus críticos logró extrañamente, sin embargo, sobrepujar algunas de las mayores hazañas políticas y militares de la historia.

Hitler, al margen de sus nefandoscrímenes contra la humanidad, pertenece a ese exclusivo club (nada inocente, por cierto) de "conquistadores del mundo" —Alejandro, César, Napoleón, entre los más grandes—, del cual hasta hoy es el último representante, como lo reconocen sus dos principales biógrafos (Shirer, 1983/1959, Bullock, 1962/1952).

Para los analistas sesgados de su trayectoria que le niegan la menor virtud, tal hecho estan misterioso como el "inexplicable" amor que el Führer le tuvo a su sobrina Geli Raubal ("¿cómo pudo ese sujeto haber amado a alguien?"), o el que Eva Braun sentía por él mismo ("¿cómo pudo alguien amar a Hitler?").
Basado en estos argumentos pretendo ocuparme imparcialmente de este tema, dada la importancia que tiene para el quehacer psicológico. Lejos de mí el deseo de "rehabilitar" aHitler, ni menos de negar o minimizar la gravedad del holocausto en la línea, por ejemplo, de Irving (1988/1977); lo que busco es simplemente establecer criterios de mayor objetividad en el análisis del caso, aceptando que, después de todo, Adolf Hitler era un ser humano con defectos, virtudes y debilidades como cualquier otro individuo, o déspota, de la historia.

El conflictivo ambiente en que...
tracking img