Tras las huellas de la increencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5766 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tras las huellas de la Increencia (IPARTE)

1

OBJETIVOS DEL TEMA.
1. El estudio de la increencia como una las claves formativas básica del evangelizador. 2. La necesidad de una autocrítica que nos sitúe con capacidad para dialogar con la increencia. 3. Reflexiones sobre las estrategias para acabar con el divorcio de la modernidad con la fe.

INDICE DEL TEMA.
I. II. Tras las huellas dela Increencia. Definiendo la increencia y buscando sus raíces.

2

I. TRAS LA HUELLAS DE LA INCREENCIA
Querido amig@:

“Dios no es evidente. Si lo fuera no habría ateos. A cualquier intento por hacer visible a Dios, los hombres podrán responder siempre: “No veo nada”. Durante décadas venimos asistiendo a un retroceso de la religiosidad, tanto en intensidad como en extensión. Cada día máshombres y mujeres GRITAN: “Yo no veo nada”. Incluso, aquellos que dicen ver, viven como si no vieran. Erich Fromm, en su estudio “Psicoanálisis de la sociedad contemporánea” hizo un diagnóstico certero: “La mayoría de nosotros cree en Dios, y damos por sentado que Dios existe. El resto que no cree en Dios, da por sentado que Dios no existe. De cualquier modo se toma a Dios por cosa admitida. Nicreer en él ni el no creer produce noches de insomnio ni interés alguno. En realidad, no hay ninguna diferencia entre que un hombre de nuestra cultura crea en Dios o no crea, lo mismo desde un punto de vista psicológico que desde un punto de vista religiosos. En ambos casos, no se preocupa ni de Dios ni de la solución del problema de la propia existencia”
Fromm, E. Psicoanálisis de la sociedadcontemporánea. Méjico 1971. Pág.150

Este ascenso interrumpido de la increencia ha permitido caracterizar al mundo en que vivimos como “post-cristiano”, la situación ha provocado la alarma en las iglesias y ha obligado a proclamar la necesidad de una “segunda evangelización”. Algunos no sólo hablan ya de post-cristianismo, sino incluso de post-ateismo, la indiferencia ante el fenómeno religioso estállegando a ser el fenómeno característico de nuestro tiempo. Preguntémonos: ¿Sigue siendo España católica? Dejando a un lado las discusiones ideológicas, reflexionemos. Cuántos hombre y mujeres de nuestra querida España dirán “NO VEO NADA” ante a nuestro intento por hacer visible a Dios. Cuántos hombres y mujeres de nuestra querida España dirán “A MI NO ME INTERESA” ante nuestro intento por hacervisible a Dios. Cuantos hombre y mujeres de nuestra querida España responderán “CREO EN DIOS; PERO VIVO COMO SI NO CREYERA” ante nuestro intento de hacer visible a Dios.

3

Las respuestas a estas cuestiones son de vital importancia para diseñar nuestra estrategia evangelizadora. Preguntémonos nuevamente: • • • • • • • ¿Debemos continuar evangelizando como si España siguiera siendo católica?¿Debe influir la presencia masiva de la increencia teórica y práctica en nuestros planteamientos evangelizadores? ¿La invasión de la indiferencia ha modificado nuestros hábitos de hacer visible a Dios en medio de la sociedad? ¿Sigue siendo válida la sacramentalización como herramienta central de la tarea evangelizadora? ¿La jerarquía eclesial puede seguir actuando y hablando como si dirigiera suspalabras y acciones a un país mayoritariamente católico? ¿Nuestras comunidades parroquiales deben seguir ejerciendo su tarea pastoral priorizando la catequesis y la sacramentalización? ¿Existe alguna relación entre el progresivo avance de la increencia y la incapacidad de la Iglesia para asumir el proceso de secularización y transformar sus modos de ser y actuar? ¿La palabra y el sentir del nocreyente nos ha obligado, alguna vez, a cuestionarnos sobre en qué Dios creemos y que imagen transmitimos de El? ,



Te pido que antes de seguir leyendo trates de responder con toda honestidad a estas cuestiones. Pero quisiera ayudarte con el diagnóstico que realizaba en 1991 –hace años ya- el que fuera Obispo de Pamplona:

“Se diría que el pueblo español ha aprendido a vivir como si fuera...
tracking img