Un grito al cielo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 796 (198961 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UN GRITO AL CIELO

Este libro está dedicado con amor

a Stan Rice y Victoria Wilson

ÍNDICE

PRIMERA PARTE 6

Capítulo 1 7
Capítulo 2 12
Capítulo 3 17
Capítulo 4 22
Capítulo 5 25
Capítulo 6 28
Capítulo 7 36
Capítulo 8 38
Capítulo 9 43
Capítulo 10 46
Capítulo 11 51
Capítulo 12 53
Capítulo 13 57
Capítulo14 63
Capítulo 15 67
Capítulo 16 74
Capítulo 17 77
Capítulo 18 80
Capítulo 19 84
Capítulo 20 85

SEGUNDA PARTE 86

Capítulo 1 87
Capítulo 2 104
Capítulo 3 110
Capítulo 4 114
Capítulo 5 119
Capítulo 6 128

TERCERA PARTE 130

Capítulo 1 131
Capítulo 2 135
Capítulo 3 140
Capítulo 4 146
Capítulo 5 152Capítulo 6 159
Capítulo 7 163
Capítulo 8 168

CUARTA PARTE 170

Capítulo 1 171
Capítulo 2 174
Capítulo 3 182
Capítulo 4 188
Capítulo 5 200
Capítulo 6 210
Capítulo 7 217
Capítulo 8 224
Capítulo 9 233
Capítulo 10 241
Capítulo 11 246
Capítulo 12 253
Capítulo 13 261
Capítulo 14 266
Capítulo 15 281Capítulo 16 286

QUINTA PARTE 292

Capítulo 1 293
Capítulo 2 302
Capítulo 3 305
Capítulo 4 310
Capítulo 5 315
Capítulo 6 322
Capítulo 7 327
Capítulo 8 331
Capítulo 9 340
Capítulo 10 348
Capítulo 11 354
Capítulo 12 357
Capítulo 13 360
Capítulo 14 364
Capítulo 15 372
Capítulo 16 375
Capítulo 17 382

SEXTAPARTE 386

Capítulo 1 387
Capítulo 2 393
Capítulo 3 399
Capítulo 4 403
Capítulo 5 407
Capítulo 6 414
Capítulo 7 420
Capítulo 8 423
Capítulo 9 425

SÉPTIMA PARTE 429

Capítulo 1 430
Capítulo 2 458
Capítulo 3 459

Nota de la autora 462

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 464

PRIMERA PARTE

[pic]

Capítulo 1

AGuido Maffeo lo castraron cuando tenía seis años y lo mandaron a estudiar con los más prestigiosos maestros de canto de Nápoles.
Sólo había conocido hambre y crueldad en el seno de la numerosa familia campesina de la que era el undécimo hijo. Durante toda su vida, Guido recordaría que los primeros que le ofrecieron una buena comida y una cama confortable fueron los mismos que lo convirtieron eneunuco.
La habitación a la que lo llevaron en Caracena, aquella localidad rodeada de montañas, era hermosa. El suelo era de lisas baldosas y, por primera vez en su vida, Guido vio en la pared un reloj que hacía tic-tac y sintió miedo. Los hombres de trato amable que lo habían arrancado de los brazos de su madre le pidieron que cantara para ellos. Después, como premio, le dieron vino tintomezclado con abundante miel.
Aquellos hombres lo desnudaron y lo metieron en una bañera de agua caliente, pero lo embargaba una modorra tan dulce que no estaba asustado. Unas manos suaves le frotaban la nuca, y al deslizarse de nuevo dentro del agua, Guido sintió que algo maravilloso e importante estaba sucediendo: nadie le había prestado nunca tanta atención.
Cuando lo sacaron de labañera y lo ataron con correas a una mesa, estaba casi dormido. Por un instante le pareció que se caía. Le habían puesto la cabeza más baja que los pies. Entonces se durmió de nuevo, firmemente sujeto y acariciado por aquellas manos sedosas que se movían entre sus piernas y le proporcionaban un placer ligeramente perverso. Cuando notó el cuchillo abrió los ojos y gritó.
Arqueó la espalda, pugnó conlas correas, pero junto a él una voz dulce y reconfortante le habló al oído, reprendiéndolo con cariño: «Ah, Guido, Guido.»
El recuerdo de todo aquello nunca le abandonó.
Esa noche despertó entre sábanas blancas como la nieve que olían a hierba fresca. Bajó de la cama, pese al dolor que procedía de aquel pequeño vendaje de la entrepierna, y en el espejo se encontró ante un niño. Al...
tracking img