Un libro de mucha ayuda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7082 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mitos e ilusiones en la ciencia
 

Miguel Martínez Miguelez
Universidad Simón Bolívar

La ciencia tradicional siempre se ha enorgullecido de ser rigurosa en sus procedimientos. ¿Lo es plenamente, de verdad? Un análisis sistemático y crítico hace ver que tiene graves debilidades que a menudo se disimulan con un dogmatismo metodológico y, otras veces, hasta con un fanatismo indigno de losmedios académicos. Veamos brevemente algunas de estas debilidades.
 
NO TENEMOS EVIDENCIA DE RELACIONES CAUSALES

El ataque más conocido contra la clásica noción racionalista de la causalidad como vinculación de las cosas, fue realizado por David Hume. Hume afirma que todo lo que la experiencia puede hacernos ver es una conjunción de propiedades de las cosas (vemos el rayo y oímos luego eltrueno), nunca una conexión causal, y que el concepto de causalidad se apoya únicamente en una sucesión regular y en nuestra fe animal; que nada podemos saber acerca de una relación causal real o necesaria, porque no tenemos experiencia de nada a lo que podamos llamar la relación causal, sin tener a la vista ningún fundamento que la apoye. De esta manera, lo que se da en nuestra mente es una especie demecanismo creador de hábitos: la asociación de ideas se reforzaría con la repetición, y por ello nos resulta natural esperar que las conjunciones de fenómenos que hayamos experimentado en el pasado se presenten del mismo modo en el futuro. Así pues, las leyes causales no serían sino una expresión de los hábitos y, por lo tanto, no habría razones distintas de las psicológicas para afirmar que lacausalidad existe en la naturaleza. Hume no dice que estamos equivocados al creer que existan relaciones causales: lo que dice es que nos equivocamos al considerarlas algo más que creencias (Wartofsky, 1976, págs. 404-405).

¿Cómo debemos entender la frecuente afirmación de que la física moderna ha "derribado" el concepto de causalidad, que la asignación de una causa es una empresa "cargada deteoría", que en la física teórica "la auténtica noción de causa ha sido prácticamente exorcizada"? (Hanson, 1977, pág. 32).

En 1927, Heisenberg demostró que toda descripción de la naturaleza contiene una incertidumbre esencial e inamovible. Así, cuanto más cuidadosamente intentamos calcular la posición de una partícula elemental, por ejemplo, un electrón, menos seguros estaremos de su velocidad.Cuanto más exactamente intentemos estimar su velocidad, menos seguros estaremos de su posición exacta. Por lo tanto, jamás podremos predecir el futuro de una partícula con absoluta seguridad, porque en realidad no podemos estar completamente seguros de su presente. La anterior no es sólo una imposibilidad técnica, es también una imposibilidad conceptual.

Este hecho es interpretado por muchosautores como la bancarrota del determinismo físico. El principio se aplica a partículas y acontecimientos microscópicos; pero estos acontecimientos tan pequeños no son, en modo alguno, insignificantes. Son precisamente del tipo de acontecimientos que se producen en los nervios y en el cerebro, como también en los genes, y, en general, son la base que constituye toda materia del cosmos y todo tipo demovimiento y forma de energía.

Las leyes causales no pueden demostrarse de manera empírica, pero la gran mayoría de los científicos sigue pensando causalmente, y cuando hablan de una relación entre p y q es porque creen que p de alguna manera causa q, aunque no haya ninguna evidencia de que así suceda. Por ejemplo, en los movimientos de los cuerpos con gravitación mutua, no hay nada que puedallamarse causa y nada que pueda considerarse efecto; sólo hay un sistema y una fórmula que designa la relación entre ellos.

Bertrand Russell señala que la palabra "causa" se encuentra muy ligada con asociaciones engañosas, y la razón de que la física haya cesado de buscar causas es que, en realidad, no hay tales cosas: "...la ley de causalidad (...) es una reliquia de una edad pasada que...
tracking img