Verdadera deuda externa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (861 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
 “Aquí pues yo, Guaicaipuro Cuatémoc he venido a encontrar a los que celebran el encuentro. Aquí pues, yo, descendiente de los que poblaron América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a losque la encontraron hace sólo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y bastante. Nunca tendremos otra cosa.
El hermano aduanero europeo me pide papel escrito convisa para poder descubrir a los que me descubrieron.
El hermano usurero europeo me pide el pago de una deuda contraída por  Judas, a quien nunca autoricé a venderme.
El hermano leguleyo europeo meexplica que toda deuda se paga con intereses, aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento.
Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedoreclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda
 185 mil kilos deoro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.
¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.
¿Expoliación? ¡GuárdameTonantzin de figurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano!
¿Genocidio? ¡Esto sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de Las Casas, que califican alencuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contraríosería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir devolución inmediata, sino indemnización por daños y perjuicios.
Yo, Guaicaipuro Cuatémoc, prefiero pensar...
tracking img