Virgenes ensangrentadas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (489 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“VÍRGENES ENSANGRENTADAS”
Todos los días de mi vida despierto con una sombra de barrotes sobre mi rostro, encerrado en estas cuatro paredes tan tristes como mis recuerdos.

Un día como hoy,aquella tarde de invierno, esperando el último tren, que quizá hubiese salvado mi vida, desorientado, casi a punto de tropezar conmigo mismo, enfurecido por no haber sido capaz de entender por qué todo loque hacía me salía mal a pesar de poner todo mi empeño, la desgracia no sólo se apodero de mí, sino también de ella.

Decidí caminar, simplemente para tratar de olvidar lo que me había ocurrido. Sinsaber a dónde iba, en medio de la lluvia, tropecé sin darme cuenta con una anciana, sus bolsas casi llenas de alimentos, en los que quizá había gastado todo su dinero, cayeron al suelo, echándose aperder de inmediato. Sus ojos enfurecidos y tristes a la vez se incrustaron en mi rostro, yo sólo atiné a pedir disculpas y me dispuse no sólo a devolver los alimentos, sino también a acompañarla a sucasa, el peor de todos mis errores.

Aun recuerdo aquella puerta del mismo color del vino que tomamos esa noche. Ya dentro de la casa la anciana, a quien nunca pregunté su nombre, me presentó a unahermosa muchacha, quizá la más bella que vi en mi vida; su rostro angelical expresaba pureza, y el color de su piel no parecía de este mundo. Poco a poco fui perdiendo la razón, lo último que recuerdohaber visto fue a mí mismo reflejado en los ojos de la anciana que me miraba de un modo extraño, como si me conociera de algún lado. Había perdido la conciencia, sin darme cuenta que por la mismapuerta por la que entré, había llegado la muerte.

Desperté cubierto en sangre, mis manos frías temblaban, mi voz gritaba en silencio palabras que ni siquiera yo mismo entendía, recordé cada momento demi vida en tan sólo un segundo, levanté la mirada y allí estaba ella, tirada en el suelo frente a mí. Su piel teñida de sangre era lo que más resaltaba en la habitación. Sólo atiné a levantarme, a...
tracking img