Vision tomista del ser humano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 66 (16331 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Visión Tomista del Ser Humano
Dr. Alberto Cárdenas Patiño

1. El Contexto Histórico


Según la Semiótica contemporánea, al intentar la interpretación de un cuerpo de signos, un texto filosófico, por ejemplo, no basta con el análisis semántico (qué significan las oraciones, qué ideas trasmiten, qué problemas lógicos o epistemológicos suscitan) es preciso aún el análisis pragmático, queinvestigan por las relaciones de los signos y los hombres que los crean o los usan en determinadas circunstancias históricas, en funcion determinadas necesidades o interes. A este nivel analítico, es indispensable buscar social, cultural, políticamente... al emisor de los signos y ponerlo en relación con los receptores directos o indirectos de los mismos.


No podemos comprender realmente lo quelos hombres han pensado haciendo caso omiso de su circunstancia, como si sus discursos fuesen simplemente producto de su pensar, sin compromiso con los intereses y las luchas de su tiempo. Y menos aún podemos comprender a un filósofo como Tomás de Aquino, para quien el conocer era previo al pensar, para quien el filosofar era un oficio más en el concierto de los oficios de los burgos y lasciudades, un oficio enderezado ante todo a descubrir el sentido de la actividad humana. Fue precisamente Tomás uno de los pensadores medievales que más se aproximo a los problemas de su tiempo, al fomentar la "Disputa Cuodlibética", a partir de los problemas cotidianos de los asistentes.


Conviene recordar aunque sean los rasgos esenciales de ese agitado siglo XIII, el siglo en que los valores de lasociedad feudal empiezan a deteriorarse definitivamente ante el empujo revolucionario de las ciudades (burgos, cités), donde se gestaba un nuevo tipo de hombre y un nuevo estilo de vida social, económica y política, que irían a transformar en menos de dos siglos la fisonomía de Europa, las corporaciones de mercaderes y artesanos; las corporaciones de maestros y estudiantes; las confederaciones deciudades; la alianza con lo principios que reivindicaban su poder político frente a los señores...: he ahí lo que hacía los burgos y los cités inexpugnables baluartes antifeudales. Y todo dinamizado por ideas nuevas: autonomía del orden social y político frente a la Iglesia, entusiasmo por los valores terrenos, atención nueva hacia la realidad del mundo, afirmación de la autonomía de la razón,recuperación del espíritu evangelico, fomento de la investigación de la naturaleza, cuestionamiento de todas las autoridades del pasado, estudio de autoridades consideradas sospechosas y subversivas (como Aristóteles)...


El movimiento libertario de las ciudades afectaba todos los órdenes: social, económico, político, religioso, cultural. En todos los terrenos colisionaban las aspiraciones y losvalores de una y otra sociedad: los valores de la sociedad-sujeto feudal, legitimada jurídica y políticamente, que consagraba la opresión mediante la institucionalización de siglos de servidumbre y el juramento de fidelidad, y los valores de esa sociedad sin personería que, compuesta por desarraigados y marginados de todas las palabras, subvertía todos los órdenes desde las plazas y lascallejuelas sucias del burgo. Estos, en la comunión de las corporaciones de oficios y de la comuna, habían decidido afirmarse como sujetos, con derecho a proyectar su propia historia.


2. La concepción tomista del hombre


El pensamiento antropológico tomista se halla disperso, no sólo a todo lo largo de las tres partes de la Suma Teológica, sino tambien en la Suma contra Gentiles y en muchosotros escritos (comentarios, opúsculos o cuestiones). Con todo, en este ensayo de presentación de la concepción tomista tendremos en cuenta casi exclusivamente la Suma Teológica, especialmente el tratado acerca del hombre (De Homine), uno de los tratados de la primera Parte que va de la cuestión 75 a la l02.


2.1      La dimensión cosmológica


El realismo tomista no se apoya en un...
tracking img