Al limite de nuestras vidas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1013 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

AL LIMITE DE NUESTRAS VIDAS

Colegio Cedros Norte

Sebastian Soriano Marquez
2° “A”

Mathew: naci en Maryland en 1866, tres años después de que se aboliera la esclavitud. mis padres eran aparceros pobres, cuyos rostros ni siquiera recuerdo; ambos murieron cuando yo era niño. Años después, en casa de mi tio, al cumplir los doce años, me hice grumete de un velero. Pase laadolescencia en un barco, recorriendo las cuatro esquinas del mundo. Con esto se entendera que fui muy poco a la escuela: aprendi a leer demasiado tarde y todavía tengo dificultades con algunos calculos.

Comandante Peary: tiene un bigote pelirrojo que no lograba esconder su sonrisa de cuña y, bajo las tupidas cejas brillaban sus tupidos ojos grises.

Borup el benjamín de la expedición: un joven conabundante cabello, veintitrés años y rostro de niño. Acababa de terminar la universidad, era la primera vez que participaba en un gran viaje.

Capitán Bob: un verdadero felino: a los treinta y tres años, era tranquilo como un gato pero rápido como un leopardo, musculoso como un tigre y dominante como un león. Imagino que, de niño, ya seria jefe de su pandilla. Parecía no tenerle miado a nada ni anadie.

La pureza de la atmósfera mostraba un paisaje de colores resplandecientes, como no se podría ver en ningún otro lugar: el blanco brillante de los icebergs, el marrón rojizo de la roca jaspeado de arrisca amarilla, el verde intenso de las praderas donde holgazaneaban los pingüinos y, mas allá de los acantilados, sobre un lejano horizonte, la blancura inmaculada de las nieves eternas.

Enlas dos ultimas expediciones, de 1898 a 1902 y después de 1905 a 1906, cuyo objetivo era conquistar el polo norte, fueron dos dolorosos fracasos. En el primer intento, caminamos agotados por la nieve a cincuenta grados bajo cero y Peary no presto atención al frío que le mordía los pies. Una noche, al quitarse las botas, descubrió que tenia los dedos de los pies negros y duros. Congelados. Elveredicto del medico fue como una apuñalada. < Hay que amputar>.

1906. entonces estábamos en medio de la banquisa, lejos de todo, y el estado deplorable del hielo no estaba retrasando mucho. A menos de trescientos veinte kilómetros del polo norte – era todo un record: nadie se había acercado tanto-, tuvimos que desandar el camino porque se nos acababa la comida. La vuelta fue horrorosa:hambrientos, al límite de nuestras fuerzas, tuvimos que comernos a los perros para sobrevivir. Si no, habríamos quedado allí.

Después de varias paradas al norte, la tripulación estuvo por fin competa: desde entonces fuimos veinte estadounidenses, cuarenta y nueve esquimales de los cuales veintidós eran hombres, diecisiete mujeres y diez niños, además de doscientos cuarentiseis perros .
Comer es una delas más grandes alegrías de los perros esquimales. ¡y robar la comida de sus compañeros es su deporte favorito! En la jauría estaba el campeón mundial en disciplina, un perro gris con orejas negras. Lo había bautizado como . Tras engullir su filete, birlaba el de sus compañeros, incluso cuando ya no tenia hambre, y algunas veces antes de acabar su propia comida. Un golpecito en el morro solíahacerle soltar la presa, pero el muy travieso volvía a empezar en cuanto un o se daba la vuelta.

Hubo chirrido monstruoso. La parte delantera del buque se lavanto y yo fui lanzado hacia atrás. Los esquimales gritaron . después sono un crujido seco. El Roosevelt se hundio hacia delante, se balanceo de un lado y luego de otro, como un perro que se sacude. El impacto hizo que el iceberg en el quehabiamos topado se partiera en dos. La parte mas grande se deslizo a babor, la otra cayo pesadamente a estribir, haciendo que borbotiera el agua del mar. El buque paso entre dos bloques de hielo.

La bruma se disperso varias horas después y la silueta familiar de Groenlandia reaparecio a estribor. A babor, otra tierra era por fin visible: el norte de canada. Entre ambas, el mar frente a nosotros,...
tracking img