Alquimia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5640 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MANUAL O TRATADO DE LA PIEDRA FILOSOFAL
Paracelso

PREFACIO AL LECTOR
Lector, Dios ha permitido que el espíritu médico haya verdaderamente operado a través de Macaón, Podaliro, Apolino, Hipócrates, etc. a fin de que la verdadera medicina, brillando a través de las nubes (pero donde apenas ha podido ser completa y claramente conocida) se presentará a la luz, manifestándose a los hombres. Ypor la misma operación, ha prohibido dicha obra al espíritu de las tinieblas que había oprimido y completamente apagado la Luz de la Naturaleza, a fin de que las maravillas reposando ocultas en los Arcanos, las quintaesencias, los magisterios y los elixires, no permanecieran ignorados. Él ha dado, pues, unos medios verdaderos para que, además, la búsqueda de dichos arcanos y misterios seaimplantada en los hombres por los buenos espíritus, como también algunos de ellos han recibido naturalezas angélicas de un cielo que ha reconocido a los ángeles.
Hombres de esta clase han podido estudiarla y también su curso cotidiano, ya que estaban dotados de la perfecta inteligencia de la naturaleza más profundamente que los demás: comparar lo puro y lo impuro, separar estas dos cosas y transformar lopuro hasta un puro que para algunos parecería imposible de alcanzar. En efecto, estos, al ser físicos naturales y verdaderos, saben ayudar a la naturaleza por los medios que le convienen y la conducen a su perfecto término gracias a las artes. Por lo tanto, todas las obras imperfectas y diabólicas deben ceder ante estos hombres, como la mentira ante la verdad y la perfección. Digo que debemoshablar según la verdad si queremos llegar a un final feliz. Si está permitido aprehenderla completamente, nadie debe avergonzarse de buscarla donde quiera que esté.
No toméis a mal, pues, que yo también haya amado y buscado a esta verdad. En efecto, debía perseguirla pues ella no me había buscado a mí. Ciertamente, aquel que quiere una ciudad extranjera no debe quedarse en casa sobre un colchón deplumas; sus peras no se asarán solas detrás del horno y no es allí donde se forma el doctor. Ningún cosmógrafo de valor se forma sentado a la mesa, ningún quiromántico en el comedor y ningún geomántico en el dormitorio.
No podemos obtener, pues, la verdadera medicina sin una múltiple búsqueda. Dios forma al verdadero médico pero no sin dificultad, pues dijo: comerás del trabajo de tus manos y estoserá bueno para ti (Sal. 127. 2). La vista precede a la verdad, y lo que la vista percibe, alegra o aterroriza el corazón del hombre. Por tanto, para mi no será ni un trabajo ni una deshonra, viajar y adherirme a quienes son de tal manera que los locos los desprecian; a fin de explorar de algún modo lo que se oculta en el limbo de la tierra y desempeñar el oficio de verdadero médico, que esmanifestar la medicina según la prescripción divina en beneficio del prójimo, es decir, de forma que no le cause más daño que utilidad, lo que no hará el hombre perezoso.
Por lo tanto, que descanse quien quiera en un lecho de plumas. Mi alegría esta en hacer peregrinaje, en buscar y en ver según el permiso de Dios y del tiempo. Para los lectores cándidos he escrito este pequeño libro, para quienesquieren instruirse y aman la luz de la naturaleza, a fin de que puedan conocer el fundamento de mi verdadera medicina, renuncien a las pamplinas de los cacomédicos y en todas partes puedan defender mis razones contra ellos. ¡De hecho, preveo que serán consideradas como fábulas! En efecto, dichos eminentes colegas han conocido todas las cosas antes que yo y el doctor Asinin, hace mucho tiempo queposee igual numero en su bolsa, pero no lo alcanzará fácilmente.
Para comprender este pequeño libro, cabe ser, pues, buen alquimista, a quien los carbones no sean nocivos y que no le agote la humareda cotidiana. Guste a quien guste: yo no violento a nadie. Sin embargo digo: esta cosa no quedará sin dar frutos, a pesar de las críticas y acusaciones de mis cofrades pseudo-médicos.

MANUAL DE LA...
tracking img